ÍNDICE RUTAS SURESTE DE GRANADA.
PÁGINA EN REVISIÓN


* 2013-07-06 LAVADEROS de la REINA y HOYA de la ALBERCA desde GÜEJAR                               SIERRA. Por los SURICATOS.
* 2014-02-04 CRUZ de la ATALAYA (PADUL). Ida por Cº de la SILLETA y regreso por                           sendero PADRE FERRER.
* 2014-02-14 ERMITA VIEJA por ALTOS de la ZUBIA. Regreso por sendero                                       COVAZUELAS y las ESTANQUILLAS.
* 2014-05-01 GRANADA a FTE. de PEDRO CALVO. Por MONDÚJAR, Cº de TELLO                           y vuelta por BCO. del PLEITO y Cº RINCONADA de NIGÜELAS.




2014-05-01. GRANADA. SE.

GRANADA a FUENTE de PEDRO CALVO. Por MONDÚJAR, Camino de TELLO y vuelta por BCO. del PLEITO y Camino de la RINCONADA de NIGÜELAS.

 

 


TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 
 

 
 


CLIQUEANDO EN LAS DOS FOTOS SIGUIENTES SE ACCEDE A VER  LOS VÍDEOS GENERAL Y DE LOS DESCENSOS.

       




Datos adicionales:

 

Kilómetros 90´42.

Desnivel acumulado 1.669 mts.

Realizada 01-05-2014.

    

Tiempo rodando 04h. 56m.

Velocidad media en movimiento 18´3 km/h.

32,3% de piso de tierra. Resto asfalto.

 

 

 

Bajo las estribaciones occidentales de Sierra Nevada se emplazan tanto Mondújar (Lecrín) como Nigüelas. Una es inicio y la otra finalización de la fase concretamente betetera de esta ruta pues, por la primera abordamos el rodeo de la serranía de Mondújar hasta la fuente de Pedro Calvo (término municipal de Lanjarón) y, tras proseguir recio remonte hasta las lomas del Pirolo y, luego, largo descenso por el carril del cortijo de Mayoral hasta el principal que viene de la Rinconada, por la última villa, Nigüelas, ponemos fin a este bello sector de la ruta. Más aún queda tragar asfalto por la antigua nacional de la costa hasta llegar a Granada.



    
Y, precisamente, ese largo peregrinar por brea es el principal contratiempo del periplo. Sirva como consuelo que, en la ida, ayuda a calentar motores para el fuerte desnivel que vamos a tener que superar en la fracción central del itinerario.

 Pero, sin embargo, en su haber apuntamos que según ascendemos y ganamos campo de visión nos vamos a topar con panorámicas sencillamente extraordinarias: el valle de Lecrín en toda su extensión, es decir, desde su primera localidad, el Padul, a todas las demás que salpican del blancor típico de los pueblos andaluces, hasta la misma confluencia de los ríos Ízbor y Guadalfeo, las laderas donde estos se ubican; los dos pantanos, Béznar y Rules; las sierras de los Guájares, Albuñuelas, detrás las de Tejeda, Almijara y Alhama, a siniestra el imponente macizo de Lújar. También, en días claros, el azul del Mediterráneo se destapa a nuestros ojos allá por la costa de Salobreña. El esfuerzo de la severa subida se dulcifica con estos paisajes.

 La fuente de Pedro Calvo es un área de descanso cuya arboleda apenas deja pasar los rayos de sol. La procedencia del agua es subterránea y tiene una alberca, en la parte superior de la zona, que recoge parte del agua del manantial y la distribuye, por acequia, a los cortijos del entorno. Es un remanso de frescura y un lugar ideal para hacer un generoso alto en el camino.

 
 


Conozcamos algo de los pueblos mencionados. Mondújar es una localidad de la Mancomunidad de municipios que forman Lecrín junto con Talará, Acequias, Murchas, Chite y Béznar. Tiene un barrio Alto, el más antiguo, con varios sitios a visitar: la iglesia de San Juan Bautista (XVI) y el Molino de elaboración de aceite restaurado como museo en 2005. Las termas romanas de Feche, pertenecientes a una villa datada entre los siglos I-IV d.C., están en la barrio Bajo.



Nigüelas, la población a cuyos pies circula el río Torrente y en cuyo término tenemos maravillas de la naturaleza como su Falla Tectónica o la Rinconada, es lugar con fuerte implantación turística (casas rurales). Podemos visitar su iglesia, dedicada también a San Juan Bautista y, sobre todo, su Almazara Museo de Aceite que data del siglo XV y que es la más antigua conservada en España.

 
 


 Desde la zona Sur capitalina me dirijo al punto de reunión grupal en la placetilla de las Cruces (Armilla). Desde ahí, siempre por la antigua ctra. Nacional Bailén-Motril vamos a ir dejando atrás Alhendín, el puerto del Suspiro del Moro, Padul y Durcal hasta llegar a Mondújar tras cruzar el río Torrente. Acá, en el barrio Bajo y junto a su cementerio, comenzamos la ascensión por las Fuentezuelas con una primera zona de fuertes rampas. Este es el camino que va a Casa Tello pero, en su largo recorrido hay sectores de cañadas reales y del sendero Sulayr.

 


 Así, en la zona de Haza Llana, coinciden vías pecuarias y el sendero que recorre, en sus 300 kilómetros, nuestra sierra más emblemática y que ha sido nominado con su apelativo árabe que significaba montaña del sol. Antes de cruzar el arroyo de Encina Real, tenemos un pequeño pilarillo de agua, y según bordeamos las Yeseras arribamos al área de la fuente de Pedro Calvo. Cercano y en bajada está el carril que lleva a Lanjarón. Nosotros avituallamos y tras un descanso proseguimos la subida.



 Esta fase de ascenso zigzaguea entre caminos particulares a los cortijos de la zona; entre estos el llamado Quemado. Siempre debemos seguir el carril principal que se señaliza dirección a Tello y, así, entre el curveo aparece continuamente las espectaculares vistas a las sierras que limitan el valle de Lecrín, los pantanos y el mar. Llegados al lugar denominado las Cárceles dejamos el camino de Tello y seguimos remonte para, un kilómetro después, tomar el camino hacia las lomas del Pirolo.



En esa zona finaliza el ascenso a más de 1.850 mts. de altitud. A izquierda comienza la vía del cortijo de Mayoral que tomamos y, sin entrar hacia él, lo rodeamos para enlazar con el principal que rodea la sierra de Mondújar mucho más abajo, concretamente con el que viene de Haza Llana y va al barranco del Pleito. En este discurrir vamos a enfrentarnos, en más de una ocasión, al paisaje del Padul y Dúrcal.



Este camino, a su vez, desemboca en el carril que por la margen izquierda del río Torrente viene de la Rinconada. Por él terminamos el tramo de prolongada bajada con nuevo curveo por los tajos de cerro Molinero ya abiertos al valle del Torrente y a la vista de Dúrcal y Nigüelas. En esta última, aguamos y nos refrescamos en la fuente de la plaza de la Iglesia y, por la carretera de la Alquería de los Lentos nos apresuramos a llegar a la antigua N-323-a en Dúrcal para, definitivamente volver a Granada por esta vía copiando casi todo el itinerario de ida.



RESUMEN. Ruta exigente en el plano físico por el kilometraje y, sobre todo, porque en el 2/3 afrontamos la mayor parte del desnivel ascendente de la misma. En cambio, la dificultad técnica es poca. Recomendable por los paisajes espectaculares que vamos a disfrutar según ganamos altura. Se puede hacer en cualquier época del año con los imponderables posibles, eso sí, de frío y nieve en invierno debido a la altitud y en verano saber que se circula muy expuestos al sol por la escasa arboleda del entorno.




2014-02-14 GRANADA. SE.

ERMITA VIEJA por ALTOS de la ZUBIA. Regreso por                     sendero COVAZUELAS y las ESTANQUILLAS.


 

TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 

 

 


CLIQUEAR EN LAS DOS SIGUIENTES FOTOS. LA PRIMERA ES DEL VÍDEO GENERAL Y LA SIGUIENTE TIENE UNA SELECCIÓN DE PARTES DE LOS DESCENSOS Y EL SENDERO.

 










Datos adicionales:

 

Kilómetros 56,64

Desnivel acumulado 1.093 mts.

Realizada 14-02-2014.

Tiempo rodando 3h. 56m.

Velocidad media en movimiento 14,3 km/h.

67,6% de piso de tierra. Resto asfalto.

 

 


“Cuán ruin es la existencia de aquel que, tapado en el ahora, extravía cuna y ayer…”.  Sería, ahora también, una acertada frase de nuestra narrativa del XVI donde la temática de tradición y honor era cuerpo y ser de cualquiera obra. Pues bien camaradas, miserable de mí si no entremetiera a tan rebuscadas andaduras una de trecho vulgar, e no por ello carente de nobleza y lindura pues su tránsito, bien por camino o senda, ha sido seminario para el novicio, escuela para el educando y a tal punto pues, tanto lugar de desdichas, costalazos, pasmos y blasfemias como paraje para gozo y superación. A saber: el peregrinaje a la Ermita Vieja de Dílar, ahora refugio forestal.

 


El siglo XVIII fue de fervor constructivo en honor a la Virgen de las Nieves que dícese se apareció a dos clérigos en los Tajos que hoy llevan su nombre, salvándolos de una muerte segura y convirtiéndose en Patrona de nuestra Sierra. Varias ermitas se construyeron en su honor, entre estas la que concita nuestro interés (año 1745) que se levantó a una altura inferior a las otras dos. Luego, a finales de ese siglo, por causa de la lejanía a Dílar se alzó el actual santuario mariano a las afueras de la localidad.

 Más, en primero, debiera captar tropel de romeros pese que alguno pagano se filtrase a tal empresa. Y aunque así fuese, a fuer de ser sincero, en ese menester mis herman@s de cofradía al reclamo de bula y redención universal, prestos se avinieron a sacrificio y flagelación en esas vías a tan preciado sitio. En después, saciado espíritu de la paz e sosiego de tal lar, e materia con buen llantar, retomemos regreso con tal ánimo y arrojo lozano que no vacilemos en desdeñar comodidad por apretura y, así, ingresar nuestras monturas a la virtuosa senda de las Vacas que precede al noble lugar de nombre Marchena, y tras disciplinarnos con rigor en ella concluir andanzas por caminos de usanza dirección hacia nuestra capitana provincial.


 


Así he involucrado a mis compañeros de Suricatos que la realizaron el pasado fin de semana y, también a los Jociosos de Grana Bike, a los que agradezco su perseverancia y resignación. Ellos, con su presencia, me dan compaña y permiten esas fotos y vídeos con que acompañar track y comentarios.

He aquí, pues, una de nuestras clásicas aderezada con la incrustación de algún que otro tramo dificultoso y de divertimento, me refiero a los viales en el área de la Zubia-Gójar y, por supuesto, al genial sendero del barranco de Covazuelas. También poco asfalto aunque menos del que pretendía pues, a ello, nada ayudase las continuas lluvias actuales que convierten ciertos pasos en lodazales y, por tanto, los he evitado.

Viernes es día inusual para dar pedaladas pero, la ciclogénesis explosiva nos está afectando de tal guisa que, previendo un fin de semana lluvioso, nos lanzamos a romper rutina semanal con la confección de este recorrido. Se inicia hacia la Zubia desde donde empezaremos a pisar terreno propicio en la zona de Brevanegra. Por ella nos introducimos en un sendero entre pinos que finalizamos bordeando la urbanización Altos de la Zubia hacia el vial secundario que, por las Zorreras y cruzando arroyo Hondo, finaliza cerca del cementerio de Gójar.


 


Nuevo tramo de asfalto, ahora ascendente, por el camino del cortijo Macairena que pronto dejamos, a derecha, por el de los llanos de Alcántara, vía que nos acercará al margen derecho del río Dílar que ascenderemos por su pista cementada. En el Aula de la Naturaleza hacemos el segmento de su senda y rodeo para ya, definitivamente, arrancar la subida clásica a Ermita Vieja. La temperatura es elevada para estas fechas y, arropados en demasía a la exigencia de días pasados, más pronto que tarde nos sobra ropaje.

 

Sobre el Áula de la Naturaleza, precísamente de nombre Ermita Vieja que tantas y tantas veces hemos rodeado, decir que es un complejo rústico construido para poder albergar grupos en programas o campamentos y enseñarles, tanto en sala como in situ a través de excursiones y trabajos de campo, el maravilloso entorno natural de esta zona.

Llegados al área del refugio y su fuente es momento para pausa, avituallamiento y algún que otro chascarrillo. Pero rápido iniciamos la parte de bajada hacia Marchena aunque debemos estar atentos a la curva donde nos vamos a introducir en el sendero que rodea el alto de las Vacas y que cruza el barranco de Covazuelas. Por cualquiera de ambos nombres es conocido.




Este sector es el técnico del periplo que, primeramente cruza un par de barranqueras y, ya volcados al margen izquierdo de Covazuelas, se abre por la ladera Oeste del Manar hacia mitad de la depresión del Padul con preciosas vistas a su laguna y a la localidad de Dúrcal. En más del 90% de sus 3 kilómetros de longitud es ciclable. Desemboca, de
 nuevo, en el camino de Marchena a la altura de la cantera abandonada.




A continuación bordeamos la mina para, a derecha, hacer
 la vía de bajada por Trance Alto y, tras un corto trecho por la antigua nacional, retomar terreno apropiado hacia la zona de las Estanquillas. De acá, pasando por la ermita de la Virgen de la Cabeza (Cozvíjar), circundamos laguna, turbera y villa del Padul para dirigirnos a Granada por los caminos de servicio de la autovía a la Costa.


 

RESUMEN. Ruta que, siendo de las tradicionales, nos da la ocasión de poder abordarla, tanto en la aproximación al río Dílar como al regreso a Granada, por diferentes sitios. En este itinerario es especialmente aconsejable la vuelta, sobre todo por el tramo de sendero entremetido. El grado de dificultad físico y técnico es de relativa complejidad en ambos parámetros. Es una ruta para hacer en cualquier época del año.




                                  04-02-2014 GRANADA. SE.

      CRUZ de la ATALAYA (PADUL). Ida por Cº de la SILLETA                     y regreso por SENDERO del PADRE FERRER.


 


TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.
 


PINCHAR EN LA DOS FOTOGRAFÍAS SIGUIENTES PARA VISIONAR VÍDEOS. EL PRIMERO ES GENERAL DE LA RUTA Y EL SIGUIENTE DEL DESCENSO DEL SENDERO DEL PADRE FERRER.







Datos adicio0nales:



Kilómetros 48,7.

Desnivel acumulado 758 mts.

Realizada 04-02-2014.




Tiempo rodando =3h. 38m.

Velocidad media en movimiento 13,3 km/h.

66,8% de piso de tierra. Resto asfalto.


 




Vuelta de nuevo a la Sierra del Manar para hacer un itinerario, muy divertido, con los compañeros de Grana Bike que, para ser sinceros, ya tenían medio planificada la ruta. Echamos en falta a Fran. Con él y a dúo, precisamente, había hecho la misma ruta el pasado año.

 


Este trayecto presenta una primera parte de aproximación a la Cruz muy betetera. En élla remontaremos buena parte del curso del río Dílar, a veces incluso por su lecho. Por caminos de vega en la zona de los Alijares arribaremos a Otura y,  por los viales y sendas de la cañada del Juncal y de la Calera, bordeando después la gran explotación frutícola, llegaremos a la zona de las Corridas donde iniciamos, por el camino principal a la Silleta, el duro ascenso a la Cruz de la Atalaya que, en su parte final nos propina un último repecho, por cortafuego, de porcentaje en torno al 20%.

 


 Más, con el corazón encabritado aún, la panorámica desde la Atalaya como del mirador del padre Ferrer, un poco más abajo, es imponente: la gran depresión del Padul con la localidad, su polígono, urbanizaciones, laguna y la turbera de la zona de la Agia se van extendiendo hacia la costa encajonada por las estribaciones S. y SO. de Sierra Nevada con Dúrcal y Nigüelas más allá; por la otra parte, las sierras de Albuñuelas y, más lejos aún, la de Almijara, se nos presentan enfrentadas a nuestra mirada y, si continuamos oteando a nuestra derecha, aparece la planicie de nuestra vega que sólo se ve trocada por el otero de Monte Vives.

 

 


Y de nuevo a la porfía encarrilamos el sendero PR de nombre padre Ferrer hacia el Padul. Discurre en bajada y zigzagueando por la ladera O. del macizo del Manar durante poco más de 4 kilómetros, con algún que otro tramo peligroso, dejándonos ya por camino pedregoso en la antigua nacional a la costa. Cruzada esta transitamos a la fuente del lavadero de la localidad para aguar y, ya sin dilación, regresar a Granada.

 


 Lo haremos, en primero, por el camino asfaltado al Hornillo y el polígono industrial del Padul y, después, siempre recogiendo el vial de servicio de la derecha, llegaremos a la zona del Parque Tecnológico de la Salud donde nos despedimos a más ver.

 


RESUMEN. Itinerario ameno y divertido con un sector de acceso hacia nuestro objetivo bastante innovador. Desde allá, in situ, podremos contemplar unas vistas espectaculares. En el aspecto físico no presenta dificultad pero sí en la parte técnica pues, el sendero de bajada tiene tramos, eso sí escasos, algo peligrosos y que resultan  complicados de pasar. Se puede realizar en cualquier momento del año.

 

 


06-07-2013 GRANADA. SE.

LAVADEROS de la REINA y HOYA de la ALBERCA. Desde GÜEJAR SIERRA por los SURICATOS.

 

 


TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 



Datos adicionales:
 


Kilómetros 49,63.

Desnivel acumulado 1.885 metros.

Realizada 06-07-2013.

Tiempo rodando 04h 43m.

Velocidad media en movimiento 10,5 km/h.

84,5% de piso de tierra. Resto asfalto.

 

 CLIQUEAR LAS TRES PRIMERAS FOTOS PARA VER VÍDEOS.

 


Una ruta dura y exigente como esta nos dispondrá a atacarla desde la localidad de Güejar Sierra a donde llegamos en vehículo, excepto el valiente Alfonso que lo hace pedaleando desde Armilla. La musulmana Qaryat Walyar hoy está dividida en tres barrios y el track lo iniciaré en la fuente de los 16 caños, en el Alto, aunque el punto de reunión de los pocos valientes que la realizaremos será la fuente del Ventorrillo, donde nos habíamos citado a las 8 de la mañana. Destino los Lavaderos de la Reina, en pleno corazón del Parque Nacional de Sierra Nevada.

Este parque fue declarado como tal en 1999, aunque ya en 1986 era reserva de la Biosfera por su extraordinario valor botánico al tener un apreciable número de especies endémicas, especialmente a partir de los 2.000 m. de altura. A nivel geológico, la parte donde nos vamos a mover que tiene una altitud considerable, nos va a presentar el monótono paisaje de esquistos salpicado con lagunas de alta montaña y valles en forma de U que no son más que el producto de la antigua presencia de glaciares aunque, en esta vertiente por la que discurrimos, en menor cuantía que en la meridional.

 
 

 Un macizo tan imponente es difícil que no tenga referencias escritas desde muy antiguo. Plinio el Viejo (siglo I d.C.), que fue procurador en Hispania sobre el año 73,  ya la mencionaba con el nombre de Solarius, después Solorio en época visigoda para ya, en período islámico, conocerse como Yabal Sulayr (Monte del sol) o Yabal al-Tay (Monte de la Nieve). Será a partir del siglo XVIII cuando se hace contumaz el término con la que se le conoce hoy.

Los Lavaderos de la Reina parece recibieron este nombre por una frase atribuida a la reina consorte belga Fabiola, una noble española que casó con el que luego sería rey de Bélgica, Balduino, que gustaban de visitar este paraje en sus estancias veraniegas en la mansión que poseían en Motril. Sea como fuere, lo cierto es que no tenían mal gusto y, hoy este lugar es peregrinaje para todo el amante de la naturaleza en su estado más bello y salvaje.

En realidad es un circo glaciar sobre los 2.700 m. de altura, encajonado de Este a Norte por la línea de crestas de tres miles que va desde el Puntal de los Cuartos, al de Juntillas y, de este al Picón de Jeres. Está al pie de los Tajos Negros de Covatillas y la nieve que se acumula acá, al iniciarse el deshielo, más otras surgencias va  nutriendo a través de pequeños arroyuelos provenientes de los neveros, el cauce principal del Covatillas que a la Hoya de la Alberca, otra zona colindante de belleza sin igual, llega impetuoso y en diversos saltos de agua para, inmediatamente distribuir aguas a la acequia de Papeles y, más abajo en la Dehesa de las Hoyas, perder el nombre por el de Maitena.

Hacia estos parajes empezamos a subir por el camino del camping Balderas dejando atrás Güejar y el pantano de Canales aunque, en buena parte de la ascensión y de la bajada lo vamos a tener a nuestra vista. Tras el cruce hacia el camino de la Hoya Grande iniciamos un breve descenso hacia el molino del Cota que se encuentra al lado del Maitena y, desde ahí, subida constante hasta los Lavaderos.

La primera parte la haremos por asfalto y entre parcelas llenas de lujuriosos cerezos. Una vez metidos en la pista de tierra, la vegetación se transforma y el roble empieza a adueñarse del terreno en el zigzagueante devenir hasta el cruce en Hoya Grande. Acá seguimos la pista hasta la caseta de los Cuartos y la vegetación arbórea se ha perdido por el pequeño matorral típico de esta serranía. En élla tomamos fotos de la panorámica que se nos ofrece de todo el valle del Genil y, por primera vez, nos aparece la línea de nuestros míticos tres miles que, en la continuación por la loma de las Cunas de los Cuartos, vamos a seguir contemplando. Esta loma discurre separando los valles del Genil y su tributario, el Maitena, a cuya zona de  nacimiento nos dirige el pedaleo.



 En los aparcamientos encontramos a los vigilantes del Parque que nos informan de la prohibición de rodar por senderos y, ya pasada la cadena, mantenemos el valle del Maitena y la línea de crestas del Alguacil a izquierda hasta alcanzar el cruce hacia el refugio de Peña Partida. Este tramo se inicia a la diestra y con pendiente más dura de la que llevábamos mientras avanzamos de nuevo hacia la otra vertiente. Acá, nueva parada y fotos con el nacimiento del Vadillo. Desde la caseta se inicia un sendero que, por las lomas del Maitena y debajo del cerrillo del Trigo, ya por encima de los 2600 metros de altitud, nos abre la impresionante perspectiva de los Lavaderos de la Reina. Para no ser reiterativo en la descripción de éste y el siguiente punto de interés, me remito a los datos que he expuesto antes y a los archivos visuales que adjunto.

 
 

La temperatura es excelente y continuamos nuestro andar, nunca mejor dicho, hacia la otra zona de estampa majestuosa: la Hoya de la Alberca. Descendemos rodeando el nevero y cruzamos diversos arroyuelos en deshielo por el barranco del Trigo hacia la Hoya de la Alberca (2.450 metros) y en cuyos pastizales rebosantes de agua, que bien agradecen nuestros pies, pasta apaciblemente el ganado vacuno de algunas cortijadas serranas. Después de las inevitables fotos, sobre todo en el área de la cascada, iniciamos el retorno a través de la senda que va paralela a la acequia de Papeles y que, en primer lugar, bordea la charca artificial de Covatillas.

 


Hasta que cruzamos el barranco de los Monteses no cabalgamos de nuevo. Y es que hay que ser respetuosos, aunque no estemos de acuerdo, con las restricciones impuestas a la btt en las sendas del Parque. Desde acá se va ensanchando el camino y pronto topamos con el cruce hacia Piedra Partida y, en ese momento,  retomamos el mismo itinerario que hicimos de subida aunque, como ocurre en todos estos casos, las nuevas perspectivas panorámicas que se nos presentan me permiten realizar una buena tirada de fotos.



 En la zona del molino del Cota, el rampón final hasta conectar con el principal a Güejar nos deja con las piernas secas después de tanto tiempo bajando pero, la cercanía al final y a una merecida pócima descongestionadota nos da alas aunque, ya no recordaba el lugar de aposento del vehículo y el traicionero costarrón hasta la fuente de los 16 caños.

RESUMEN.  Es una de las clásicas del btt granadino y, creo que sin muchas dudas, la más bonitas al presentar uno de los paisajes serranos más espectaculares de nuestro Parque Nacional, no sólo por la zona de arribada sino por el entorno y las vistas que vamos a contemplar en la ascensión y el descenso. Recomendable exclusivamente a finales de primavera o principios de verano y, sobre todo, en un buen estado de forma.