ÍNDICE DE RUTAS EN OTRAS PROVINCIAS:


* 2014-09-04. 01. MENORCA (Islas BALEARES). De SON XORIGUER a CALA                                            BLANCA por el SENDERO GR-223 o CAMÍ DE CAVALLS.
* 2014-09-08. 02. MENORCA (islas BALEARES). De SON XORIGUER a CALA                                            MACARELLA. Calas SO. BORDEADANDO la línea de costa.
* 2016-07-12. 03. HUELVA. CIRCULAR desde BELLAVISTA/CORRALES a CARTAYA                                por las TIERRAS LLANAS, MARISMAS y COSTA.
* 2016-07-15. 04. CASTELLÓN/TERUEL. Desde MONTANEJOS CIRCULAR por el                                    ALTO MIJARES. Rincones singulares.
* 2016-08-02. 05. CASTELLÓN. Los VALLES del MONTÁN, MAIMONA y MIJARES                                    desde MONTANEJOS: Pozas, Morrón de Campos y otros parajes.
* 2016-12-06. 06. SEVILLA/HUELVA. CIRCULAR desde la RESERVA del CASTILLO                                  de las GUARDAS a GRANADA de RÍO TINTO.
* 2017-08-08. 07. TERUEL. Desde MANZANERA Ruta CIRCULAR a la CIMA de                                          JAVALAMBRE por ramblas del TORRIJAS y la ZARZUELA.


2017-08-08. 07 TERUEL

Desde MANZANERA Ruta CIRCULAR a la CIMA de JAVALAMBRE por las RAMBLAS del TORRIJAS y de la ZARZUELA.

 

                        

TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA PINCHANDO ESTE ENLACE A WIKILOC.

CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOTO SE ACCEDE AL VÍDEO GENERAL DE LA RUTA.

        

Datos adicionales:

Kilómetros 63´9.

Desnivel  ascendente acumulado 1.595 metros.

Realizada el 08-08-2017

Tiempo rodando 05h 30m.

Velocidad media en movimiento 11´6  km/h.

82% de piso de tierra. Resto asfalto.


Magnífico escenario para dar rienda suelta a nuestro espíritu montaraz y compaginar deporte y cultura en tierras de la España interior. Tierras del Teruel olvidado que lucha por un futuro mejor en el que sus tradiciones, patrimonio y, un entorno natural casi virgen donde la calma de bosques y paisajes cautiva, son los factores que están dinamizando ese resurgir y que atraen turismo variado y cómo no, entre estos, a practicantes del mtb. Así pues desde la villa de Manzanera haciendo de cuartel general de operaciones, esa pequeña localidad de afamado balneario a 996 metros de altura situada en las faldas de la Sierra de Javalambre dentro del valle del rio Torrijas y con varias pedanías en su extenso término, desarrollaremos esta ruta circular a la mayor cima de dicha serranía tratando de utilizar, en muchas ocasiones, carriles poco usuales.

 
     


CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOTO SE ACCEDE AL VÍDEO DE LA LOCALIDAD DE MANZANERA



Conozcamos algo del pueblo y entorno para apreciar mejor el empaque de la propuesta. La raíz del topónimo es latina,  mala mattiana,  que tanto en romance aragonés como castellano derivó al término actual, Manzanera, que en su origen debió aludir a la abundancia de estos frutales en la zona. Importantes hallazgos históricos existen en la comarca desde el Bronce, incluso de época íbera, y algo de cultura material de periodo romano aunque, su posición geográfica en el camino que une el altiplano de Teruel con el valle del río Turia camino de Valencia, siguieron manifestando durante dominio musulmán la importancia de este pasillo natural como se refleja en la etimología de varios topónimos de la comarca del que señalo, tan sólo por lo que nos interesa, el de Javalambre que proviene del árabe Yabal `Amr y significa montaña roja. A principio de la Reconquista aragonesa (inicio siglo XIII) fue tierra de frontera y nombrada villa por Jaime I. Su muralla y castillo eran importantes en la defensa contra los musulmanes de la taifa valenciana y tras la victoria final fue vinculada a varias familias de la nobleza aragonesa, incluso la misma real, hasta que el Duque de Calabria lo cedió al Monasterio Jerónimo de San Juan de los Reyes de Valencia en 1550 pasando gentes, villa, pueblos y tierras a ser señorío eclesiástico hasta el siglo XIX. Las vicisitudes de las guerras Carlistas destruyeron el castillo y murallas de las que hoy quedan ruinas y las dos puertas de entrada, la de arriba y la de abajo. La guerra Civil dejó profundas huellas en la comarca en la última fase bélica y, de hecho, tras la derrota del ejército republicano esta fue zona de refugio de maquis. El despoblamiento de mediados del XX acá hizo estragos y sus gentes emigraron a Valencia, Madrid y Cataluña aunque hoy, sus habitantes son emprendedores y los hijos de la emigración mantienen sus raíces y rehabilitaron casas para, los fines de semana y vacaciones, dar al pueblo el bullicio que se merece.


       
Os aconsejo perderse en sus callejas y ver su patrimonio: las puertas de entrada medievales; ruinas del castillo; su imponente iglesia y la ermita de extramuros. Como no, disfrutar de su entorno natural, del balneario y, asimismo, de su rica gastronomía que gira en torno a la oveja y el cerdo. Abundante ganadería extensiva que trata de reactivar y continuar la tradición trashumante y varios secaderos de jamones complementan la variada oferta turística de Manzanera. Recomiendo el hostal restaurante Duque de Calabria lugar en que me alojé y comí a buen precio y calidad.

Cuesta comprender que la Sierra de Javalambre no sea parque natural y tenga, así, un marco jurídico y una financiación que cuide como se merece un entorno tan bello e imponente. Y es que estamos hablando de una de las serranías más importantes del Sistema Ibérico que incrusta sus estribaciones en la misma provincia de Valencia/Castellón y su altiplano o cúpula, con cimas alrededor de los 2000 metros, es divisoria entre las cuencas del Mijares y Turia. Su vegetación es variada y frondosa en valles y ladera que asimismo muestra formaciones rocosas de caliza y arcilla de bellos colores y relieves. Mientras, en las zonas más altas, la sabina rastrera se adueña de un paisaje espectacular de planicie moteada por estas chaparras a modo de piel de leopardo que incluso, rambla abajo, desparraman esta linda secuencia paisajística.

 
    


Advertir de la dureza física y técnica, acrecentada por el desnivel cercano al 20%, en la subida al alto del Royo y, sobre todo, la recia y rota de las laderas de Mancho.

Iniciamos la ruta penetrando el carril de la ribera del río Torrijas/Manzanera hasta llegar por él, salvo una rápida salida al asfalto en la zona de la masía Nueva, al Balneario del Paraíso por un último y precioso sendero. Sin tiempo para verlo sacamos fotos exteriores y  disfrutamos de las chorreras del conjunto. Después, el valle seguirá siendo nuestro derrotero pero ahora por la ctra. A-1514 con tan sólo un par de salidas rápidas al río para ver los entornos del Gavilán.

 
     


Dejamos el asfalto para abordar un enlace al camino principal los Olmos/Javalambre. Es por la Hoya de Mas al alto del Royo que, antes y sobre todo después de la fuente de Mas, presenta tramos de buen desnivel y algo rotos. Luego, en  bajada continua, primero dejamos el cruce de collado del Royo y por el antiguo camino de Torrijas al valle del arroyo de las Fuentes, nada más vadearlo, topamos con el principal que viene de los Olmos.

 
      


Ya por él retomamos el ascenso, ahora sin dilación, al altiplano de Javalambre. Parada obligada en el área de descanso de la fuente de la Teja para aguar y disfrutar de este lindo paraje. Después, conforme ganamos altura, los paisajes ganan en belleza como ocurre en los roquedos del Erizal y, cuando se une el que viene de Torrijas, abajo sobresale la estampa del corral del Portichuelo y, en alto y lejos, el Observatorio Astronómico del Picón del Buitre a 1956 m. de altitud. Otra visita oportuna es al mirador del Castillejo donde, en su día, se esparcieron las cenizas del banderillero Manuel Montoliu. Es lugar para extender la vista y deleitarse con una panorámica magnífica en el horizonte: las alturas de Rincón de Ademuz; las estribaciones de esta misma sierra penetrando hacia Valencia y, más al N., parte de la de Gúdar y Peñagolosa destacando sobremanera. Bajo nuestros pies parte del valle alto del Torrijas.

CLIQUEANDO LA FOTO DERECHA SE ACCEDE AL VÍDEO DE LA PANORÁMICA DESDE EL MIRADOR

 
    


Retomado el esfuerzo llegamos a la zona de los Verdinales donde penetramos en el altiplano dando lugar a un cambio radical del paisaje: la sabina sustituye al pino. La piel de leopardo lo domina todo y sobre ella divisamos las antenas de Javalambre, el observatorio, grandes rebaños de ovejas, ganado vacuno en el valle del Prado, cerros dispersos entre los  que destaca el de la Atalaya o algún collado como el del Prado (1936 m.) previo, ya muy cerca, a la arribada a la cima de Javalambre donde disfrutamos de las vistas a su alrededor. Hacia las antenas nos dirigimos, después a las pistas de ski más altas y continuamos al camino hacia Camarena, todo ello en bajada y aun en el altiplano.

 
     


 
La última fase se inicia por la increíble rambla de la Zarzuela. Un recorrido bajando de pura diversión betetera y visual por el mismísimo interior de ese paisaje moteado donde las casetas se mimetizan en él. Era el viejo camino Torrijas a Teruel que dejamos en los corrales y abrevadero de la Dehesa. Es otra ocasión para aguar y descansar antes de sufrir el durísimo ascenso, por desnivel y piso roto, de las laderas de Mancho para entrar a la rambla de Valdecerezo y subir al corral del Mancho y, ya, por la Hoya del Mojón Blanco bajar a los Olmos y su rambla más, antes, tendremos momentos fascinantes por las vistas a Valdelinares, Peñagolosa y los pueblos de las Alhambras y los Olmos. Desde el último, ya por asfalto, llegaremos al final de la ruta indicando, como punto más significativo, las Peñas de las Alhambras, una formación rocosa en forma de crestas alargadas frente a esa pedanía.

 
     


RESUMEN. Ruta por las tierras del Teruel interior a catalogar de media/alta montaña donde disfrutaremos de un recorrido muy variado en todos los aspectos. Cambiante en paisajes que, sin embargo, a cuál de ellos más bello; también muy variable en caminos y pisos con algún que otro sector algo complicado (alto del Royo y laderas de Mancho). De apreciable dureza física y menos en el aspecto técnico. Varios puntos de aguada señalados en el track. Desaconsejable hacerla en tiempo de frio mientras que primavera y verano es lo más indicado.



2016-12-06. 06. SEVILLA/HUELVA.

CIRCULAR desde la RESERVA del CASTILLO de las GUARDAS a la GRANADA de RÍO TINTO.

 

             

TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN ESTE ENLACE A WIKILOC.

CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOTO SE ACCEDE AL VÍDEO GENERAL DE LA RUTA.

     
Datos adicionales:

 

Kilómetros 50´3.

Desnivel positivo acumulado 1.009 metros.

Realizada 06-12-2106.

Tiempo rodando 04h 52m,

Velocidad media en movimiento 10´4 km/h.

84´9% de piso de tierra. Resto asfalto.

 
Entre los límites territoriales de Sevilla y Huelva, antes de adentrarnos en los Parques Naturales de la Sierra de Aracena/Picos de Aroche y la Norte de Sevilla y, por tanto, dejando atisbos de un paisaje que entre sus sierrecillas, lomas, arroyos y vegetación de dehesa ya nos asoma a la belleza que poco más al norte atesoran ambos parques, se encuentra Granada de Río Tinto, un lugar con encanto y mucho contraste entre sus valles y montañas. A ella nos dirigiremos en una circular que parte desde la Reserva del Castillo de las Guardas.

Ambos lugares están en las estribaciones Sur de Sierra Morena y pertenecen a la comarca minera de Río Tinto. Esta comarca engloba pueblos que han vivido desde la Antigüedad de la extracción del cobre principalmente, también otros minerales, en las muchas minas que han estado en funcionamiento hasta mediado y final del siglo pasado. Mucho se podría escribir de su historia pero, a lo que nos interesa, decir solo que 1873 supuso la llegada de los ingleses, la explotación intensiva de los recursos y la entrada de la Revolución Industrial acá y, por ende, en Andalucía con la introducción del ffcc entre minas y el puerto de Huelva.

CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOTO SE ACCEDE  AL VÍDEO DEL RECORRIDO POR LA VÍA MINERA DE PEÑA DEL HIERRO.

     

Y, en este punto, fijémonos en una mina de pirita y calcopirita en que del proceso de transformación del mineral bruto salía cobre y azufre. Esta era de menor nivel que otras de Río Tinto y de nombre era la de Peña del Hierro. ¿Por qué nos interesa? Pues porque vamos a utilizar el antiguo trazado de su ferrocarril para pedalear en la primera parte del periplo rumbo hacia cercanías de dicho yacimiento. Sus casi 21 kilómetros de ramales se construyeron en 1913 para unirla, tras recoger también la producción de las minas del Castillo de las Guardas, al empalme del Ronquillo y, de ahí, por la vía minera principal que venía de las minas de Cala llegar a San Juan de Aznalfarache en casi un centenar de kilómetros de viales. En 1972 cerró la mina y nos dejó este itinerario donde sobresalen tres puentes que salvan arroyos, dos túneles, varias trincheras y apenas vestigios ruinosos de casillas de operarios de dicho ffcc.

 
    


 
Pues bien, sobre los terrenos y el entorno de la mina Admirable y su Grupo, nombre con el que también se conocía a las minas del Castillo de las Guardas que fueron explotadas desde época romana hasta 1963, se hallan las magníficas instalaciones de la Reserva Natural de igual nombre. Esta, que será lugar de inicio y final de la ruta, es un complejo de ocio familiar donde se puede comer, alojarse, hacer diversas actividades y, sobre todo, ver las numerosas especies de animales de este parque en su propio hábitat. Buen sitio pues para establecerlo como centro de operaciones.

Así pues, un buen número de compañeros vamos a tener ocasión de conocernos gracias a la relación de todos con los hermanos Puntas en el punto de inicio. Damos comienzo al pedaleo bajo la guía de Tomás para hacer esta clásica del btt sevillano yendo hacia la salida del complejo de ocio y tomando la ctra. A-476 poco más de 2 kilómetros para penetrar, a derecha, por la antigua vía minera a Peña del Hierro.

 
   


 Primero discurre plácida pero, desde y tras el túnel de Peralejo, el carril se complica al estar inundado del agua proveniente de las lluvias pasadas y del arroyo del Frontón. En breve hacemos un corto sector a la vera de la vía y de nuevo en ella proseguimos, ya con mejor piso desde ahí hasta final de este largo sector, entre trincheras, puentes y el segundo túnel esquivando o pasando  charcos y derrumbes de rocas. Junto al embalse de Nerva en aguas del arroyo Jarrama y para salvar ambas márgenes se construyó el puente más largo y espectacular del trazado que, sin duda, bien merece una parada para contemplar todo el entorno. Por la zona de la Calera abandonamos la vía minera.

 
      


Comenzamos otra larga fase que, por la HV-5011 y por piso de tierra, nos va a llevar a Granada de Río Tinto. El inicio presenta una subida que, entre curvas, nos muestra parte de las minas de Río Tinto y que finaliza en el puerto de los Manantiales (589 msnm) desde donde se inicia un baja y sube de largos intervalos entre las sierras de la Gata y la de las Hoyas mientras cruzamos los arroyos de los Manantiales, las Majadillas y el de las Hoyas. Las casas de Valhondo, paisaje típico de dehesa, nos anuncia la proximidad a la localidad y nada más verla, en nada, arribamos a ella en bajada.

 
     


El pueblo nos da la opción de acercarnos al hermoso lavadero y aguar en su fuente aunque, después, tomamos un rápido tentempié en un bar. Escasos trescientos metros por la A-461 dan inicio al próximo tramo que discurre por el camino de Campofrío Castillo de las Guardas siguiendo el curso del arroyo Jarrama.

 
   


Acá, los espacios abiertos y adehesados se adueñan del paisaje con la constante del agua de arroyuelos que nutren al principal mientras se cruza alguna que otra cancela. El dique y la pequeña presilla en el área denominada Dehesa del Jarrama es un punto singular de la zona antes de situarnos en el cruce bajo de Casa Nueva, lugar donde, de momento, vamos a abandonar el camino principal para hacer un bucle de 3 vadeos difíciles del Rivera de Peroamigo y tras el último, en la confluencia del Burro con el de la Canaleta, buscar el sendero que entre dos cercados asciende a retomar el principal poco antes de llegar al asfalto. Advertir que el principio de la senda es muy complicado y nos exigirá tramos de peana esquivando aulagas.

 
     

 
     


Accedemos a la SE-556 que nos sorprende con unas largas y corajudas rampas que a poco suavizan y ya, en bajada, conectamos con la S-545 que nos permite un vertiginoso descenso hasta el cruce del pueblo de las Minas de las Guardas aunque, nosotros vamos poco más allá, a su Reserva Zoológica donde ponemos fin a este trayecto.

 
     


RESUMEN. Clásica y divertida circular por la zona minera de Río Tinto disfrutando y viendo, in situ, parte de sus antiguas infraestructuras y la belleza de las sierras y paisajes de dehesa anejos a la comarca. De escasa exigencia física y algo más en el aspecto técnico en partes de la vía minera y la senda pos Ribera del Peroamigo. Punto de aguada en Granada de Río Tinto. Se puede hacer en cualquier época del año. 


2016-08-02. 05. CASTELLÓN.

Los VALLES del MONTÁN, MAIMONA y MIJARES desde MONTANEJOS: Pozas, Morrón de Campos y otros parajes.


                 

                


 TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOTO VÍDEO GENERAL DE LA RUTA.


                   
Datos adicionales de la ruta:


Kilómetros 44´22.

Desnivel positivo 1.386 m.

Realizada 02-08-2016.

Tiempo rodando 04h 59m.

Velocidad media en movimiento 9´2 Km/h.

76´3% de piso de tierra/cemento. Resto asfalto.



EN LAS TRES FOTOS SIGUIENTES VÍDEOS DEL ENTORNO DE MONTANEJOS, POZAS MAIMONA Y MIRADOR DEL MORRÓN.

        
Como quiera que mi anterior ruta finalizaba hollando sólo parte del territorio de la margen derecha del Alto Mijares dejando fuera del itinerario parajes muy interesantes consideré, pues, confeccionar otra que recogiese esos puntos y otros más con paso por el entorno de Montán y los arroyos que desaguan, por ese margen del valle, al río en la localidad de Montanejos que será, como lo fue en la anterior, sitio de inicio y conclusión de ruta.

El Alto Mijares, hasta abrirse al llano de la Plana de Castellón, discurre encajonado en un profundo desfiladero donde nosotros, en esta propuesta, recorremos al final los sitios típicos del entorno: el pantano; su chorro que desparrama el agua a través de una canalización excavada en el interior de una tremenda pared caliza; la profunda garganta denominada los Estrechos y, más abajo, la zona de piscinas naturales junto al manantial de aguas termales y medicinales de la Fuente de los Baños que, con su caudal, alimenta mermas del río y al área de baño. Anejo están las ruinas del antiguo baño árabe..

Pero antes nos habremos deleitado con los paisajes y bellos rincones que nos ofrecen y guardan tanto  las laderas como el interior de los valles del río Montán y del Maimona. Ambos nacen en las estribaciones septentrionales de la Sierra de Espina y son arroyos, como sus afluentes, de corto y bravo cauce que han horadado profundos barrancos con formaciones rocosas peculiares y que han creado, también, zonas de pozas de increíble belleza donde es posible disfrutar de un baño en un entorno casi salvaje. Ahora, aún con escaso caudal o en el caso del arroyuelo de las Palomas seco, nos siguen ofreciendo un paraje único y, por tanto, un hito singular a visitar en el desarrollo de la ruta a pesar del pequeño rato de peana que nos exigen los senderos de acceso. Y, como colofón, el mirador del Morrón de Campos nos cautivará con las vistas de la depresión del Mijares, pantano, chorro, pueblo y las serranía que, por el W, N y E, cierran esta bella comarca castellonense.

 
    



 
De su pasado decir que este territorio tiene una Historia Antigua poco definida al situarse en esa incierta frontera entre íberos y celtíberos. Tal es así que se hallaron restos íberos en los Calpes pero también celtíberos en zonas aledañas de Puebla de Arenoso y en Montán. De época romana además de los puentes bajo la superficie del pantano y el de Olba de tres arcos, en Montán se ha encontrado una inscripción en latín.  En cuanto a Montanejos nace en período musulmán al calor de la que hoy es su pedanía, la Alquería de Montanejos, ambas dependientes de Montán y su castillo hasta el 1612 que, tras la expulsión de los moriscos y ser repoblada Montán con familias provenzales y monjes servitas mientras Montanejos lo era de gentes aragonesas, esta última, se le desgaja como municipio independiente.

Significar que la mayor parte de la ruta discurre balizada y ello, sin duda, facilita el desarrollo de la misma. Esta señalización es sólo una parte del magnífico trabajo que realiza el Centro de BTT del Alto Mijares que, junto a los otros existentes en la Comunidad Valenciana, es la plasmación de una brillante idea que fomenta y facilita el recorrido de esta y otras comarcas valencianas disfrutado de nuestro deporte. También quiero agradecer a mi compañero Plácido su compañía y esfuerzo.

Comencemos el recorrido, cauce abajo, junto al paseo del río hasta toparnos con el seco arenal que presenta el río Montán a su confluencia y, por él, acceder al casco histórico de Montanejos e ir hacia la localidad de la Alquería donde, por fin, emprendemos sector por pistas entre pinares que remontan el valle del Montán por las laderas del margen derecho circundando la peña del Cinglo y que, tras el cruce de varios barrancos, a la altura del de la Boscaja nos deja en la CV-195 y, en nada, en la población de Montán. Desde acá abordamos la comarcal hacia Torralba en un ida/vuelta para acercarnos a la Poza de las Palomas un paraje que, ahora, presenta las secuelas propias de la falta de lluvias y sólo es un esbozo de la belleza que debe presentar en época de bonanza de aguas.

 
    


Callejeando por Montán ascendemos al encuentro del carril asfaltado que lleva a la localidad de Fuente de la Reina pero, nosotros, lo dejaremos pronto. Es el inicio de la dura siguiente fase que nos llevará al collado de la Rosada. En principio, en el pueblo, tenemos varias posibilidades de aguar más la mejor y  atractiva por lugar y calidad de agua es la de la fuente de la Tejería donde, a partir de ella, comienza una dura rampa de asfalto del 18% que abandonamos hacia los caminos, primero cementados, que en recia y prolongada subida nos llevan al paso de montaña más, en su desarrollo, podremos deleitarnos con los paredones rocosos de los tajos meridionales de la Rosada y de las vistas impresionantes al valle del Montán y las sierras de Espina y el Espadán.

 
     


Al cambio de vertiente y desde el plano del collado también podremos contemplar, en altura, las sierras de Gúdar y Peñagolosa antes de iniciar el tramo por el bellísimo entorno de la depresión del arroyo de la Maimona que nos llevará, primero, a una larga bajada donde, a veces, tendremos enfrente los impresionantes tajos del Colladillo sobre el mismo curso antes de llegar a la zona, pegados ya al arroyo, donde se baja a las pozas del río. Acá, habiendo dejado las bicis a buen recaudo, volvemos a sendear un poco para arribar a ese bello lugar del que en fotos y vídeo podéis haceros una idea.

 
     


De vuelta a la pista vadeamos el riachuelo y comenzamos la prolongada subida, al inicio en un constante zigzagueo, dirección hacia los Calpes y conforme ganamos altura veremos bonitas panorámicas al valle y la cima de la Rosada y cerros de alrededor. No obstante, dejaremos el camino principal sin llegar a dicha población por un carril, a derecha, que discurre por la zona denominada el Amaco y que conecta con el que se dirige al mirador del cerro del Morrón de Campos. Estamos cerca del lugar y aún debemos prolongar la subida y el esfuerzo, que bien lo merecen, pues allá nos olvidamos del cansancio ante las espectaculares panorámicas que desde él vamos a poder contemplar. De nuevo me remito a la contemplación del vídeo y fotos.

 
       


Volvemos más que  reconfortados sobre nuestros pasos para el último sector donde, sin duda, también vamos a disfrutar de la contemplación de los parajes más bellos y significativos del Alto Mijares en el entorno de la localidad de Montanejos:el embalse del Arenoso, Chorro, Estrechos y área de la fuente de los Baños y las piscinas naturales. De toda esta zona tenéis un vídeo a principio de comentario.

 
     


        
Es un tramo en bajada constante, primero a dejar el camino de acceso al cerro y, tras un corto desarrollo por el asfaltado de la CV-207, entramos al enlace que baja al pantano del Arenoso para hollar la CV-20 hacia Montanejos, ctra. que dejaremos momentáneamente en la cabecera del embalse para verlo y después contemplar el Chorro por sus caminos interiores. Volvemos a ella y paramos en las ventanas del túnel del desfiladero de los Estrechos para contemplarlo y definitivamente dejarla al entrar a la fuente y zona de baños y por el paseo a la vera del río terminar la ruta donde la comenzamos, ahora sí, con una reparadora y bien merecida ablución en la zona cercana a los aparcamientos del polideportivo municipal
.

RESUMEN. Ruta muy rodadora que conecta la mayoría de los rincones más espectaculares del entorno del río Mijares y sus afluentes de la derecha: Montán y Maimona. Bellos parajes cincelados por el agua dentro de los valles y sus laderas; panorámicas de postal desde las alturas de cerros o collados nos van a exigir un considerable esfuerzo a nivel físico, con zonas de duros porcentajes, y menos en el plano técnico. Punto de aguada en Montán señalado en el track. Se puede hacer en cualquier época del año.

 

 



2016-07-15. 04. CASTELLÓN/TERUEL.

Desde MONTANEJOS CIRCULAR por el ALTO MIJARES. Rincones singulares.


          

            


TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC. PINCHAR ENLACE.

CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOTO VÍDEO GENERAL DE LA RUTA.


                     
                      
Datos adicionales:

 

Kilómetros 59,8.

Desnivel positivo acumulado 1.597 m.

Realizada 15-07-2016.

Tiempo rodando 05h. 38m.

Velocidad media en movimiento 10,6 km/h.

61,2% de piso de tierra/cemento. Resto asfalto.

Recorrer las tierras aledañas al curso alto del  río Mijares es una experiencia inigualable  donde disfrutaremos, sin duda, de un trayecto que nos ofrece muchas facetas para hacerlo y, además, a lo grande. A saber: parajes populares en torno al río y Montanejos; pueblecitos y aldeas típicas que se despliegan por el valle a ambos lados de la frontera de Castellón con Teruel o, incluso, en el interior de las sierras que rodean el pantano; las ruinas pétreas de aldeas, masías y corrales triste recuerdo de tiempos mejores; frondosos pinares y vegetación de ribera bajo la constante del agua y, también según ganamos altura, paisajes de postal a Peñagolosa y la Sierra de Gúdar, esta última lugar de nacimiento de este río que enerva el track de la ruta.

 
  


CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOT VÍDEO DEL ENTORNO DEL MIJARES EN MONTANEJOS.

            

El Alto Mijares, hasta abrirse al llano de la Plana de Castellón, discurre encajonado por un profundo desfiladero en toda la parte que recorremos con sitios puntuales a ver, algunos de ellos muestras imponentes de paredes verticales y aguas embravecidas, o no, caso de la zona de los Estrechos, el Chorro o aliviadero del pantano que desparrama el agua a través de una canalización excavada en el interior de una tremenda pared caliza o, de aguas más calmas en la cerrada del arroyo de Rubielos de Mora previa a afluir al curso principal. De inicio habremos visto la zona de piscinas naturales acondicionada para el uso público junto al manantial de aguas termales y medicinales de la Fuente de los Baños que, con su caudal, alimenta mermas del río y el área de baño permitiendo su disfrute durante todo el año. Anejo están las ruinas del antiguo baño árabe aunque su estructura es romana.

En cuanto a su pasado decir que este territorio tiene una Historia Antigua poco definida al situarse en esa incierta frontera entre íberos y celtíberos. Tal es así que se hallaron restos íberos en los Calpes pero también celtíberos en zonas aledañas de Puebla de Arenoso o en Montán. De época romana existe un puente bajo la superficie del pantano y el de Olba de tres arcos, aunque debió ser zona poco habitada en ese momento histórico. Montanejos nace en período musulmán al calor de la que hoy es su pedanía, la Alquería, para tras la reconquista y posterior rebelión morisca y decretarse su expulsión (1609) ser repoblada por gentes aragonesas, algo que también ocurrió en Olba cuyas aldeas/barrios, curiosamente, mantienen como topónimos el nombre de las familias que se instalaron en ellas durante el siglo XVII o de la población de la que provenían.

El relato del recorrido se inicia, en solitario, desde el aparcamiento del polideportivo y por el carril que remonta el río y desgrana el área de piscinas naturales, ruinas del baño árabe y el manantial denominado Fuente de los Baños. Desde acá asciendo a la CV-20 y, junto al curso del río, dejo abajo la presa de Cirat que recoge aguas que canaliza hacia la central eléctrica de dicha población y, poco más arriba antes de entrar al segundo túnel, se puede contemplar la hermosa vista del desfiladero de Chillapájaros también conocido como los Estrechos. Merece la pena un buen alto y verlo desde las oquedades abiertas en el mismo túnel. Poco después abandono la carretera para ir a contemplar el Chorro y disfrutar de este espectáculo, esta vez, obra de la mano del hombre. Vuelvo sobre mis pasos para, por carril interno, acceder a la cabecera del embalse del Arenoso y, desde él, iniciar su rodeo.

 
     

Esta larga y solitaria fase se inicia viendo la presilla de arroyo Manzano. Después yendo  a hollar la pista que lo remonta y enlaza con la ctra. local a Cortes de Arenoso por los Molares y el Pelado. En dicho asfalto momentos de interés en corrales de los Huertos por su estado de abandono y las vistas a Peñagolosa; en la Tejera por la panorámica al embalse y en masía Sabinar como muestra de los muchos núcleos de poblamiento que hay abandonados en este solar de la geografía española. En nada, a izquierda y por carril de tierra, bajamos a la cola del pantano por las ruinas de corrales de Almorocho para ver Puebla de Arenoso y sus aldeas, Cantos y Monzona, a ambas márgenes del río y, por la zona alta de la última, concluir este sector.

    


 
Tramo de asfalto, ahora, remontando el valle y penetrando en provincia de Teruel hacia la localidad de Olba que disgrega sus aldeas cercanas al Mijares. Molinos de los Peírós, los Lucas o Ibáñez Bajo nos ven pasar antes de dejar la principal localidad dirección al bello rincón donde el arroyo Rubielos de Mora, poco antes de desaguar, cobija dos antiguos acueductos, un azud y la fuente de la Salud. En este bello entorno, donde la cerrada del arroyo concluye, se sitúa el manantial; aguas más abajo la presilla y después un primer acueducto del siglo XV del que sólo se conserva un arco y los pilares de las márgenes; el otro, construido por el derrumbe del anterior es de principios del siglo XX tiene un solo arco y es más bajo. Frescas aún las imágenes de este paraje donde, curiosamente, también vi un pazr de cabras montesas merodeando el lugar, cruzo el Mijares para un nuevo sector.

  
 

Este será aún por tierras turolenses y comprende el tramo entre el río y Caballero, última aldea perteneciente a la localidad de San Agustín de territorio aragonés. Es una zona de núcleos deshabitados o con muy poca población como veremos en su desarrollo. Aguo, pues, primero en los Ramones según inicio la pista hacia los Peirós que nos presenta, a derecha y según ascendemos, bellas vistas al Mijares y sus pueblecitos y, conforme lo dejamos, se introduce en la sierra del Pinar pasando las ruinas del caserío de Hoya Ramos. Al momento llego a un cruce de pistas con un gran depósito de agua como referencia. En él abandonamos el camino principal.

 
   


Emprendo una dura subida con alguna rampa cercana al 20% que concluye en el plano de las Lomas donde, sin duda, contemplo la panorámica en altura más bonita de la ruta a la depresión, la sierra de Gúdar, Peñagolosa y cerca algún caserío perdido. Continúo al Mas de la Loma cuya casas altas están en ruinas pero, tras enlazar por un difícil sendero con el camino de ésta a Caballero, contemplo a lo lejos la profunda rehabilitación que han sufrido las de abajo. En poco y tras rápida bajada llego al final del tramo.

 
    


La siguiente fase, dominada por el asfalto, nos llevará de vuelta a Montanejos. Desde Caballero, tras varios intentos fallidos, me adentro por el enlace de la margen derecha del barranco de Artiguillas a la CV-207 dirección los Calpes. Cruzada la localidad y   tras escasos 2 kilómetros vuelvo a adentrarme en otro enlace que empieza cementado y desciende al pantano y la CV-20 para, desde dicha carretera, iniciar la bajada y copiar en su mayor parte el mismo inicio de trayecto.

 
   


RESUMEN.  Ruta de disfrute de la naturaleza y paisajes bajo la constante del agua y en un entorno feraz de vegetación y fauna. También de contrastes pues, a los parajes más conocidos, o menos, cercanos a Montanejos o río Mijares arriba se contraponen otros en las sierras anejas que muestran la realidad de una zona despoblada por el éxodo rural de los sesenta. De escasa exigencia técnica y bastante más dura en la faceta física. Puntos de aguada en poblaciones de paso y en loa Ramones marcado en el track. Se puede hacer en cualquier época del año.




2016-07-12. 03. HUELVA.

CIRCULAR desde BELLAVISTA/CORRALES a CARTAYA por las TIERRAS LLANAS, MARISMAS y COSTA.





 

TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC CLIQUEANDO ESTE ENLACE.

 
        
 Datos adicionales:

 

Realizada 12-07-2016.

Kilómetros 78´80.

Desnivel positivo 177 m.

Tiempo rodando 05h 38m.

      


Velocidad media en movimiento 14´1 km/h.

71´6%  piso de tierra/cemento. Resto de asfalto.

 






CLIQUEANDO LAS DOS FOTOS ANTERIORES VÍDEO GENERAL Y DE LOS PARAJES SINGULARES DE LA COSTA.

 

Recorrer las tierras entre los estuarios de los ríos Odiel y el Piedras, a la manera planteada en esta ruta, nos presenta una mezcla de los diferentes tipos de paisaje, piso y vegetación en esta zona baja onubense y, al mismo tiempo, un repaso de su historia antigua y más reciente que, esta última en buena medida, ha girado sobre la explotación de las zonas mineras más al Norte, en la comarca del Andévalo, como después veremos. Pueblos cargados de historia, marismas, antiguas vías mineras o de pasajeros, enormes haciendas agrícolas, pinares, lagunas y hermosas playas nos aguardanen esta ruta por la región de la Tierra Llana de Huelva.

Varias consideraciones históricas nos ayudarán a saborear mejor nuestro periplo. Sobre Corrales decir que, el hoy anejo de Aljaraque, se edificó y urbanizó (finales del XIX)   como poblado para alojar a los trabajadores y familias de la compañía británica que explotaba,  en concesión, los yacimientos de la zona onubense del Andévalo. La parte antigua del pueblo refleja el tipo de construcción colonial inglés y en zonas anejas, aunque muy mal conservadas, hay instalaciones para el trato último de transformación de la pirita y el embarcadero final. En cambio, la estación del tren minero se encuentra rehabilitada y se puede admirar al inicio de ruta.

También los escoceses construyeron la vía del ferrocarril entre las minas de Tharsis y el muelle de carga del Puntal de la Cruz. Esta ingente obra hecha, exclusivamente, para el traslado de la pirita se desarrollaba sobre 47 kílometros y 3 estaciones de cruzamiento más la de Corrales. En enero de 2000 se clausuró el ferrocarril y sólo una parte ínfima del patrimonio se conserva bien en las rotondas del casco urbano de Corrales, Aljaraque, Tharsis y su museo, también en la Zarza, como testimonio del pasado bien reciente de esa zona de Huelva. Decir, asimismo, que parte de la vía verde del Litoral que vamos a circular muy cerca de la autovía del V Centenario fue, hasta 1987 en que se cerró, la línea de ffcc que unía Ayamonte con Gibraleón.

 
    


Cartaya y su término municipal, aunque sin duda en la zona de ebullición de la cultura Tartésica (XII-VI a.C.) y, desde el VIII en adelante, inmersa en el complejo proceso de intercambio cultura y material entre fenicios principalmente y griegos, también con los  pueblos celtas (cultura del Hierro) instalados en sucesivas oleadas en el interior del valle del Guadiana, no se constituye en el solar que ocupa actualmente hasta que los Zúñiga, durante el siglo XV y desde el marquesado de Gibraleón, promueven ese poblamiento estable al abrigo del castillo. De esa época también era su primera iglesia sobre la que posteriormente se edificó la actual parroquia de San Pedro. Hoy, el turismo relacionado con el hermoso estuario/marisma del río Piedras, bellas playas, hoteles y urbanizaciones cuidadosas con el medio ambiente son el motor de su economía y un reclamo para gente que busca otro tipo de ocio distinto al habitual.

 
    











Desde Bellavista, pues, se inicia el trayecto hacia Corrales y la zona que guarda, muy bien conservada, la antigua estación de la vía del ferrocarril minero de Tharsis. Por lo que fue dicha vía, a veces con dificultad en el pedaleo, transitamos con la marisma y Huelva a nuestra diestra traspasando los arroyos Hondo y Manzorrales. Abandono la vía para rodear la primera gran finca agrícola dirección a la zona de urbanizaciones en la Dehesa Golf. Acá seguimos como referencia, rotonda tras rotonda, la avda. Montes de León hasta ubicarnos en el carril de tierra que desemboca al cementerio de Aljaraque.

 
     


Abrimos nuevo sector hasta la carretera A-492 inclusive. Entre asfalto y pista arenosa pasamos, primero, junto al picadero de Buena Vista y, a continuación, rodeamos la gran hacienda del Tojalillo por el camino de Gibraleón, las plantaciones de girasoles de Valjuncoso y la vía verde del Litoral hasta topar con las ruinas de la antigua estación del ffcc de Aljaraque. Desde ella rodar de escasos 2 kms. por la comarcal A-492 para acometer otra nueva fase más divertida que la anterior.

 
    


Esta nos llevará a Cartaya. La inicio penetrando los pinares de las Cumbres donde haré paso por varios hitos de interés. Los carriles y sendas arenosas invitan, para optimizar el pedaleo, a buscar el abrigo de la vegetación y así descubro la ermita de la Virgen de los Remedio. Tras corto trecho por la pista asfaltada enlazo el canal a la zona industrial de Huelva y desde él, por las sendas del Castillito, doy con la torre forestal de las Cumbres. Después sólo queda abordar el camino viejo de Aljaraque a Cartaya para por él llegar a esta localidad donde hago paso fugaz por la hermosa plaza Redonda, sitio donde está el ayuntamiento y la iglesia de San Pedro. Muy cerca también pude contemplar el castillo de los Zuñiga.

 
    


     
Después sector hacia los parajes naturales en torno a la desembocadura del río Piedras. Tras bordear Cartaya dejémosla por los carriles bici hacia el Rompido más, a la altura del Kartódromo y praderas de San Isidro, buscamos un camino local de asfalto roto que enlaza con el de Lancon junto al hotel Precise Resort Golf. Pronto accedemos a la zona del cogollo de esta ruta donde vemos las marismas de San Miguel, el meandro final del río Piedras y. por carriles que recorren el bosque y algún estero, llegamos al puerto de la Marina del  Rompido junto al faro. Pequeño recorrido por la localidad y accedo, por la Urverosa, a una zona de pinar con bellas vistas a la Flecha. De nuevo por asfalto y carril bici cruzo Nuevo Portil con tiempo de admirar su laguna repleta de aves acuáticas y que, junto a las otras tres anejas y las marismas circundantes, comprenden una red de humedales clave para la vida de la avifauna autóctona como de la estacional en su migración de ida/vuelta a África.

 
    


Emprendo la última fase por el carril bici hasta la zona de la casa de la Bota para, ahí, continuar por la recta pista del valle de las Yeguas, junto al tendido eléctrico, que en sube y baja atraviesa carreteras y barrancos hasta las Colmenillas de Aljaraque donde por los carriles del pinar engancho la pasarela de madera que cruza la zona lagunar de las Carboneras junto a Bellavista y Corrales poniendo fin, a la mañana, en el mismo lugar de partida.

 
    


RESUMEN. Ruta para disfrutar del entorno y rincones de la comarca Llana de Huelva y los parajes de marisma y costa de Cartaya/el Portil que nos aproximan a los lugares más relevantes, tanto a nivel paisajístico como cultural, de estas tierras tan diferentes a otras de nuestra geografía nacional. De escasa exigencia técnica y más en el plano físico. Id bien pertrechado de agua pues hasta Cartaya y siguientes poblaciones no la encontraréis. Se puede hacer en cualquier época del año.  

 

 

                               2014-09-08. 02. MENORCA.

     SENDERISMO de SON XORIGUER a CALA MACARELLA.
     Calas del SO. por senderos BORDEANDO línea de Costa.





TRACK, MAPA GOGGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 

CLIQUEAR LAS DOS FOTOS SIGUIENTES PARA VÍDEO GENERAL Y DE LA RUTA.

    
 



DATOS DE LA RUTA:


13´7 Kilómetros.

04 h. 55 m. de duración.


Contraste y semejanzas dominan el paisaje de la isla de la calma, Menorca. Además, la preservación de su pasado, tradiciones y entorno natural la convierten en un lugar de visita obligada para todo amante de la cultura, la naturaleza y el deporte. Para ampliar datos sobre ella sin ser reiterativo os remito a la ruta de Son Xoriguer a Cala Blanca publicada antes en esta página.

Así es que, su costa Sur, nos tiene guardados parajes de ensueño, difíciles de describir en palabras pero, únicos para disfrutarlos por y en todos los sentidos: restos talayólicos o de defensa de costa; una mezcla de vegetación en la que, a poco, pino y encina gana terreno al matorral pero es, sobre todo, la belleza de una costa que se hace más y más abrupta en su relieve y que, a cada revuelta, nos impacta con un entorno de calas entre pinares, de arena blanca y aguas limpias, transparentes y de tonos azules y verdes, a cada cual más hermosa.

 
 


Pues bien, con la máxima de escoger el carril más cercano al mar que hará que deseche, en muchos tramos, el Camí de Cavalls planifiqué tal ruta. Ahora varios consejos:

- El track, en la zona de cuevas Macarella, tiene anomalías. Es parte de un sector de zigzagueo al filo de acantilado que aparece, el      trazo, por el interior del agua. 

- Regreso o ida debéis estudiarlo. En temporada hay líneas de autobús y barcos a algunas calas.

- Llevad agua y comida suficiente. Más, en el parking de Turqueta y en cala Macarella hay abiertos chiringuitos en temporada.

Inició el periplo a pie de la misma cala de Son Xoriguer por un primer sector que cubre las Marinas de Son Xoriguer y de Son Aparets Nou. El piso del sendero es ocre y con mucha roca que aflora al exterior. La vegetación es de matorral y el acantilado es bajo y podemos circularlo. Paso el primer vallado de marés de los muchos que encontraré y empiezo a toparme con puntos de parada obligatoria.

 
 

 Ya, en Punta de s´Alzina aconsejo contemplar la bella perspectiva de la cala rocosa de Parejals que, al Este, la cierra la Punta des Pardals y la blanca caseta sita en la pequeña rada que la continúa. Precisamente esa casa tiene debajo la cueva del mismo nombre (des Pardals). Se accede a ésta por una escalera aledaña que está esculpida en la misma roca. La gruta también se comunica con la edificación por una trampilla y tiene un antiguo embarcadero de ilustre pasado en tiempos del contrabando.

 
 


 A poco de continuar finaliza el tramo de la Raconada de Son Vell (Marina de Son Aparets Nou) según llegamos a Punta Prima. En ella topamos con su talayot circular de 2 plantas en escalón y entrada orientada al Oeste antes de llegar a la pequeña cala de Son Vell, en ese momento, cubierta de algas resecas. La atravesamos y en el siguiente resalte, Punta de Sa Celda, observamos en su extremo los cimientos de una construcción de planta cuadrada quizás punto de observación en el sistema antiguo de defensa de costa.

 


 A partir de acá, en los Melaos, encontramos zona de acantilado bajo, sin vegetación y que, expuesto a la erosión del mar y del viento, muestran curiosas y extrañas formas. Pertenece a la Marina de Son Saura Nou, más en esta demarcación aún, al final de Pesquera des Comte, hallaremos un búnker que domina la entrada a la ensenada Dets Escalons, su embarcadero y antiguas construcciones militares.

 


 Dejadas atrás, igual que Punta de Sa Barraqueta, llego a la amplia bahía de Son Saura formada por dos playas de arena blanca que separa una pequeña franja rocosa. El pinar acá es frondoso y, junto con la encina, empieza a compartir mayor protagonismo en todo lo que resta de trayecto conforme el relieve se va haciendo, también, más abrupto y espectacular. Camino de la Punta del Governador, que cierra al Este la ensenada, hay varios pequeños embarcaderos y otro búnker.

 

    
       














Según rodeo la Punta des Pinar aparece la cala menos masificada. Sin acceso con coche y tras buena caminata, pocos son los que se aventuran hacia ella. Más merece la pena por su belleza y calma. Des Talaier la cercan formaciones rocosas y se accede tras sortear un muro de marés sobre el acantilado.

La siguiente fase rodea el promontorio de Artuiz donde esta la Talaya d´Artrux, uno de los monumentos significativos de esa cultura megalítica en Menorca. Según se gana un poco de altura la costa se escarpa y es posible divisar, pasado el extremo des Tambors, una panorámica espectacular de lo escabroso de su relieve en dirección Este. Salientes rocosos y cuevas se suceden en la línea de acantilados escondiendo, en su interior, la entrada a esas calas de tan increíble belleza.


 

Es así que arribo a la d´en Turqueta para rodearla por la línea de pinar contemplando el contraste de colores: arena blanca, verde pinar y azul turquesa de sus aguas. Pero debo continuar marcha con la certeza que, acabado el track, regresaré acá para coger el bus a Ciudadela y, en ese intervalo, tendré tiempo de bien disfrutarla. Pues hacia Na Foradada que cierra esta bahía y, desde ahí, sector por el borde costero de la Marina d´Alparico y acantilados hasta que, en llegado a Es Castellet, la senda me dirige en bajada al Camí de Cavalls antes de Macarelleta.


 


   




Continúo por el barranco hacia esta cala, la menor de las dos que hay en la bahía de Macarella. Entro en ella para dirigirme a la vereda que une ambas a través de la peña que las separa y, sin lugar a dudas, desde este camino es posible disfrutar de uno de los paisajes más bellos de de todo el litoral menorquín. La propia rada, con la vegetación dominando la misma roca, es fondeadero de pequeñas embarcaciones en aguas mansas y transparentes. Espero que fotos y vídeos se acerquen a demostrarlo. Después visito los habitáculos cueva de Macarella y finalizo la ruta en la entrada de esta cala. Tengo tiempo de comer, refrescarme, regresar a en Turqueta, esta vez por el GR-223 que va por el interior de Marina d´Alparico, y allí darme un placentero baño en sus aguas antes de subir al bus de las 17´00 horas.




RESUMEN: Esta propuesta va a dirigir nuestros pasos siguiendo las sendas, a veces ni eso (por el propio roquedo), cercanas a la misma línea de litoral de esta zona Sur que presenta alguno de los paisajes y calas más bellos de la costa de Menorca. De mediana dificultad en el aspecto físico y algún tramo complicado hacia Na Foradada. Planificad el regreso y llevad comida y agua suficiente atendiendo a la época del año en que se haga. 









                               2014-09-04. 01. MENORCA.

      SENDERISMO de SON XORIGUER a CALA BLANCA.
                        Por el GR-223 o CAMÍ de CAVALLS.








TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 


CLIQUEAR DOS FOTOS SIGUIENTES PARA VÍDEO GENERAL Y DE LA RUTA.


    
      


DATOS DE LA RUTA:


9´6 Kilómetros.

03 h. 03 m. de duración.


Menorca, la Minorica romana citada así por ser más pequeña que Mallorca, es una isla de belleza cautivadora, llena de contrastes y singularidades, con un devenir histórico algo peculiar con respecto al de la Península que, en cada rincón de sus poblaciones o, incluso en plena naturaleza, nos muestra vestigios de ese pasado en un marco que ha sabido aunar modernidad y protección de sus bienes, también del medio ambiente, transmitiendo, al contrario que las otras dos islas del archipiélago, un clima de calma y tranquilidad. Otra opción diferente al simple turismo de hamaca y jolgorio. Así que no es de extrañar que fuese declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

 

 


Es difícil, en pocas pinceladas, hacer una descripción de la ínsula, pero lo intentaré. A grosso modo el Norte y el Sur (comarca de la Tramuntana y la del Migjorn) presentan diferencias orográficas y geológicas. Uno más abrupto, multicolor y dominado por afloraciones de distintas rocas sedimentarias; la zona meridional más extensa y llana, surcada por barrancos y dominada por el marés, nombre con que se conoce esa roca calcárea que desde época prehistórica hasta bien poco ha sido utilizada en todo tipo de construcción. Hoy aún se usa en los predios para levantar los cercados u otros menesteres, siempre a la técnica de la piedra seca, o bien como elemento decorativo.


 

    
 
Y el paisaje, sin embargo, es uniforme: una serie de elevaciones lo salpican y, entre estas, llanuras de abundante vegetación mediterránea, prados y cultivos se extienden hacia la costa. Está dominado por el predio o lloc, finca dedicada en su gran mayoría a la explotación ganadera, del vacuno principalmente, y que dibujan una estampa peculiar de la campiña con sus múltiples cercados de cantons, una transformación del medio rural que tuvo lugar durante la dominación inglesa del XVIII.

 

Profundamente mediterránea, la isla ha estado abierta, en su devenir histórico, a los vaivenes, influjos y luchas de los diferentes pueblos que han surcado este mar. No obstante, desde el II milenio a.C. se desarrolló, acá y en Mallorca, una cultura autóctona y peculiar, la Talayólica, que se caracterizaba por sus singulares construcciones megalíticas (talayots, taulas, navetas, etc,), de la que Menorca es un auténtico museo al aire libre. Fenicios; luego cartagineses que fundan Jamma (Ciudadela) y Magón (Mahón), y por fin Roma que somete todo el archipiélago en el 123 a.C en el marco final de la conquista de Hispania, dejarán su impronta en estas tierras. En 1287 la Corona de Aragón hace efectiva su conquista terminando con casi cuatro siglos de dominación musulmana más, hasta finales del XVI, está expuesta a las incursiones y saqueos de berberiscos y turcos. La decadencia española en Europa se plasma en la firma del tratado de Utrech (1713) que la entrega a los ingleses. En 1803 vuelve a manos españolas ya con Mahón de capital.


     


El clima bélico del los siglos XVIII y XIX hará que, por toda la costa menorquina los ingleses, franceses y españoles en sus etapas de dominio isleño establezcan una línea de defensa con diferentes construcciones. Para su comunicación, movimientos de tropas y trasiego de pertrechos se retoma y amplía la antigua red de caminos costeros que desde el Medievo utilizaban caballeros y payeses con sus monturas. Esa tradición ha seguido y así, aquí, el caballo de raza autóctona  es un animal venerado y, esa íntima relación se plasma, de forma única, en sus festejos populares.De ahí el nombre de Camí de Cavalls (Camino de Caballos) para nombrar ese magnífico sendero (GR-223) de 185 kms. de longitud, bien señalizado, que rodea todo el perímetro isleño y permite, a senderistas o beteteros, poder surcarlo en un marco costero de belleza inigualable.


Visitar el casco antiguo de Ciudadela; la bahía de Mahón; algunos de sus poblados y construcciones talayólicas o, simplemente disfrutar de su naturaleza desde el cerro del Toro (357 mts.), cima de la isla, con la ermita de la Virgen del Toro (su Patrona) y una magnífica panorámica general del paisaje menorquín; de sus calas de fina arena blanca, aguas cálidas, calmas y transparentes, con un fondo marino multicolor, lleno de vida, a la espera de terminar el día contemplando un hermoso atardecer son alguna, entre otras, de la ristra de posibilidades que esta isla ofrece al viajero.

 

 
 

Otra es recorrer parte del Camí de Cavalls con ánimo de divertimento, conciliando una jornada de deporte, cultura y contacto con la naturaleza en que, por supuesto, computo algún baño relajante en alguna cala que encontremos. Como base Son Xoriguer para esta caminata reseñar unas advertencias: estudiad la forma de vuelta y llevad agua abundante pues, fuera de temporada, hay líneas de autobuses como de barcos que no funcionan y chiringuitos que cierran.


 

Iniciamos la ruta, Amparo y un servidor, en la cala de Son Xoriguer hacia Punta de Sa Guarda que, justo, cierra esta cala en dirección Este separándola de la siguiente playa. En el extremo de dicha Punta, como haremos siempre que se pueda, abandonamos de momento el Camí para coger el sendero más cercano al mar y acantilados desde los que vemos, a los lejos, el cabo y faro d´Artrutx. Retomamos el principal y al momento desde el extremo de Cala en Bosch surge esta pequeña y bonita playa de arena blanca acotada por acantilados. Ya hay ajetreo y optamos por rodearla más, continuamos a la vera del mar y exteriores del hotel Calan Bosch al siguiente punto de interés.

  
 

Es el área de la dársena deportiva del mismo nombre, un pequeño puerto interior para el atraque de pequeñas embarcaciones de recreo. Un puente nos cruza a la otra margen del canal de entrada. Por la Barraca d´en Capó podemos, con dificultades, transitar una senda con zona de roca pero, llegados a Punta dels Tancats debemos seguir el paseo marítimo pues una urbanización cierra el paso a los acantilados. Es un tramo corto y pronto volvemos a ellos, ahora sin camino visible pero con el faro d´Artrutx cerca. Lo bordeamos a pie del muro y acantilados hasta su final pues su entrada está cerrada. El tramo es duro ya que es arrecife.

 
    

Ahora, encontrado de nuevo el paseo marítimo d´Artrutx lo seguimos para evitar penurias. Hasta la Cova des Moro se suceden los chalets a cual más bonito; también se divisa la isla de Mallorca en el marco de este arrecife tan singular y, por supuesto, de acá al final en cala Blanca iremos viendo, cada vez más cerca, la ensenada de entrada a Ciudadela y su costa SO.

 Por fin, de nuevo, a la senda para hacer el segmento de Marina de Son Olivaret. Este sector es un punto importante de paso y parada de aves migratorias y, además, contiene varias plantas endémicas. Acá el vallado de cartons se multiplica y el paso a un nuevo predio se hace a través del típico portón de madera denominado tanca. Merece un alto varios refugios o apriscos para bestias y, sobre todo, los restos a la piedra seca de una antigua batería de costa en la hermosa cala rocosa des Sac des Blat.



          
Proseguimos la vereda cerca de los acantilados hacia Son Morro dejando atrás calas de roca, escarpadas y de difícil acceso al baño aunque de aguas transparentes y calmas que invitan a intentarlo. Son las de Aixada y Son Bastó; la última más accesible y con una pequeña torre circular en su extremo septentrional.

 Por Son Cabrisses volvemos a topar ya y definitivamente con zona urbanizada. Así arribamos, bien pronto, al destino: Cala Blanca. Entramos a esta pequeña playa por la zona de arrecife y desde él nos damos un merecido descanso con baño incluido. Aún debemos caminar un pequeño trecho hacia la ctra. de Ciudadela a Artrutx para tomar el bus 65 hacia Son Xoriguer.


 

RESUMEN. Recorrido poco exigente salvo el rodeo del faro d´Artrutx por un peñascal de cuidado. Hay varios tramos hechos por el paseo marítimo de Cala en Bosch, Artrutx  y Son Cabrisses-Cala Blanca que diría, es la parte negativa pero, por la otra parte, en todo momento vamos a tener unas vistas espectaculares a la bahía de Ciudadela y a una línea de costa, en esta zona, muy abrupta y con dominio del acantilado.