ÍNDICE DE RUTAS ZONA NOROESTE DE GRANADA:
PÁGINA EN REVISIÓN.


*2013-06-15. Granada a los SILLARES (Alto y Bajo). Por PRADO NEGRO, lomas                               del PERAL al MOLINILLO y regreso por CALIFAQUÍN.
*2013-10-19. Granada a PEDRIZAGUILLA (915 mts.). Sª ELVIRA, olivares de                                       CAPARACENA, cortijos BÚCOR, Venta ESPERANZA y COSCOJAR.
*2014-01-28. Granada al Cortijo del MARQUÉS. Por PLANTONAR de la GRANJA y                         regreso por Sª del POZUELO, COLOMERA y PINOS PUENTE.
*2014-04-05. Granada al PUERTO del ZEGRÍ. Por HAZA del MORO y regreso por                             Cañadas de los POTROS y REAL de MADRID.
*2014-04-15. Granada al CAÑÓN del río VELILLOS (MOCLÍN). Por Camino de las                             MAJADILLAS (OLIVARES), Sierra de la HOZ a TÓZAR
*2014-10-18. Ruta a la ZONA de LAGUNAS de ALBOLOTE. Por Cº de la ACEQUIA                           y regreso por DEIFONTES y Cº IZNALLOZ-COGOLLOS VEGA
*2016-03-30. RUTA a las HACIENDAS LATIFUNDISTAS al SUR de la SIERRA del                               POZUELO.
*2016-04-23. El COMPLEJO de la VILLA ROMA del CORTIJO del CANAL en BTT.



2016-04-23. GRANADA. NO.

El COMPLEJO de la VILLA ROMANA del CORTIJO del CANAL en BTT.




TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.


 


CLIQUEANDO LAS TRES FOTOS SIGUIENTES VÍDEOS DE LA VILLA, RUTA Y DE LOS TRAMOS RÁPIDOS.

     
 Datos adicionales:

 
Kilómetros 48´54.

Desnivel acumulado 502 m.

Realizada 23-04-2016.

Tiempo rodando 03h 51m.

Velocidad media en movimiento 12´5 km/h.

64´6% de piso de tierra/cemento. Resto asfalto.

    
Esta ruta se ha planificado con la intención de visitar, con y en detalle, una de las villas romanas documentadas en el curso medio del río Cubillas: la del cortijo del Canal. Lo demás se le supedita aunque, como siempre, he tratado que las demás partes sean divertidas al btt y así hermanar deporte/cultura en un mismo trayecto.


Y bien que llevará su tiempo recorrer y conocer todo lo que descubriremos en esa área pues, lo que era una gran explotación agropecuaria principalmente dedicada al olivar y a su transformación en aceite también tenía, aneja, una cantera de travertino (piedra) con una calzada interna. Lo excavado en parte de la villa y cantera está vallado o semi vallado pero se ve desde el exterior. La calzada la podemos recorrer y, además, observar algún frente de dicha cantera, no excavado, que se aprecia perfectamente.

    

Sepamos algunos datos que nos harán afrontar el reto con mayor predisposición. Suelo fértil y abundancia de agua es propio del valle medio del río Cubillas y la época romana, en concreto, nos va a dejar sólidas muestras del importante período que vivieron estas tierras en ese momento histórico. Varias villae, otros asentamientos menores, obras hidráulicas, la fundación de Acatucci (Iznalloz) o el topónimo latino de Deifontes que significa Fuentes de Dios, de Calicasas (Calicatro) y Jun (Iundeno), estas dos reseñadas en una inscripción epigráfica de época romana, son las muestras más relevantes.


Además de la que visitaremos, a la otra margen del río (izquierda), existen otras tres villas. Primero la del Pantano de Cubillas; después, a nivel de agua del embalse, la del cortijo Lapuente y por último la del río Bermejo. Estarían abastecidas de agua a través de un acueducto del que apenas queda algún resto de tramo y huellas fosilizadas en el terreno que extraía el agua de la presa/azud Vieja de Deifontes. Río arriba de esa presa, entre Deifontes e Iznalloz, hay otra muy bien conservada llamada de Barcinas. Esta comarca, pues, en época Imperial sufrió una gran transformación con respecto al mundo   Íbero anterior y, en lo que nos interesa a nuestra visita, en el ámbito de la agricultura, métodos, propiedad de la tierra, producción e infraestructuras.

La villa del cortijo del Canal se excavó a mediados de los 80 por el equipo dirigido por Isidro Toro Moyano que la fechó entre los siglos I al IV d.C. Está situada al borde de la antigua ctra. nacional y al margen derecho del río. Los trabajos hicieron aflorar zonas de la parte rústica y fructuaria, en concreto distintas dependencias del complejo de planta rectangular donde se molía la oliva y se elaboraba el aceite. Habitaciones, almacenes, zona de molienda/prensado, alguna muela y partes de la prensa así como dolias (grandes recipientes de almacenaje para el aceite) que provenían de un alfar descubierto en la Cartuja, fueron sacadas a la luz.

Esta gran explotación olivarera, también agropecuaria y fabril, se complementaría con el aprovechamiento de la cantera a cielo abierto de travertino (piedra) aneja a la villa que se fechó entre los siglos I-III d.C Se excavó en parte pues tiene varios frentes que alguno, incluso, aún se aprecia cubierto por el matorral. Huellas de herramientas y algún bloque que quedó sin extraer dan buena información del procedimiento de trabajo y, por otra parte, relacionan el uso de sus materiales en las obras de construcción de las villae e infraestructuras hidráulicas en torno al Cubillas antes reseñadas.

Por último indicar que entre los frentes de cantera y la propia villa hay un tramo de una pequeña calzada interna del complejo de la que sólo queda la base, sobre la misma roca, donde se conservan las huellas del paso de los carros.

 
   


Iniciamos ruta en la zona del Triunfo. Primero algo de callejeo y carriles bici entre CC Pulianas/Peligros/urb. Monteluz. Luego, hacia el polideportivo de Albolote para rodearlo, senda ffcc y entrar al camino de las Cruces por el de la granja del Chaparral. Ya en la N-323 hasta la cabecera y desagüe del embalse de Cubillas.

 
    

    

Ahora y por campo bordeamos la primera urbanización hasta intuir, más que otra cosa, lo que fue la acequia de la Laguna. Junto a ella marcharemos hacia el Granada College y la linde del pinar hasta descender a la zona oriental de los Llanos del Canal para llegar al área y complejo de la antigua villa.

Junto a una gran acumulación de, posiblemente, desechos de la antigua mina entramos en el bosque por la misma calzada que apenas, de momento, se aprecia tapada por el material que durante siglos se le ha acumulado encima. Llegando a la cantera que fue excavada podemos recorrerla bordeando el vallado y así apreciar lo antes expuesto sobre esta. Proseguimos, en bajada, por los restos de la base de una calzada que, ahora si, son perfectamente visibles hasta una pequeña barranquera.


Desde aquí deberemos subir zigzagueando pues, arriba en esa zona, hay otro frente de cantera que se reconoce entre la vegetación. Luego, senda abajo para hollar terrenos de la villa no excavados y dar con el perímetro, con la valla rota, del que si lo fue y que albergaba los edificios fabriles antes reseñados.

 
    


Tras dejar el yacimiento arqueológico iniciamos sector hasta la localidad de Calicasas. Lo haremos por la pista de Cuesta del Canal que discurre entre olivos y, cuanto más arriba, con mejores vistas a nuestra sierra principal. Al pueblo llegaremos en bajada para aguar en el pilar de Ntra. Sra. Del Rosario saliendo, a posteriori, dirección río Bermejo abajo por el camino del cortijo San Francisco.

 
    


Lo dejamos para hacer algo de navegación por olivos y ver un acueducto del antiguo canal de Albolote que, programado para construirse a finales del XVIII, sin embargo, jamás se concluyó. Continuamos el peregrinar hasta cruzar de margen y, ya por pista entre vegetación de ribera, terminar en la vía de servicio aunque, de nuevo, por el borde superior del bosque ascenderemos para ver restos, mal conservados, de trincheras y polvorines en los tajos del margen izquierdo del río Bermejo.

 
    


Después entramos en un sector que rodea el Chaparral, urbanización Cortijo del Aire y cruza los bcos. Romeral y Pozo de la Encina y continúa con otros tantos por la zona de las Cañadas Largas en que haremos paso por el Picadero Pascual. En vertiginoso sube y baja traspasamos la A-92 y, con igual dinámica, por la vereda de Cunillas y los edificios de los Olivos a hacer un corto trecho en la GR-3424 (Cogollos-Granada).

 
   


Ahora sector largo, muy dinámico y bello de camino/senda cercanos, siempre, a la acequia de Jabacín. Esta toma las aguas del arroyo de Juncaril en el término de Jun y hacia él iremos pero, antes, habremos pasado en constante zigzagueo por el de Pulianas. Dejamos el canal al vadear dicho río y a la vista del puente de los Ocho Ojos (Jun) que, en realidad, es un acueducto que trasvasa agua para los cultivos de la zona. Arribamos, pues, a Jun por el camino de Tejar.

 
    


Tan solo aguarda pedalear en la GR-3103 para entrar a la capital por la zona Norte y transitar los carriles bici/bus hacia Arco de Elvira, lugar en que concluye este trayecto.

RESUMEN. Ruta corta con poca exigencia en los planos físico/técnico con un propósito clave: mostrar el complejo arqueológico de la villa del cortijo del Canal. Además, esta visita debemos abordarla con el mayor respeto al entorno geográfico/cultural que iremos a ver. Punto de aguada en Calicasas. Tras lluvias abundantes pasos complicados en algún camino o trecho entre olivares. Se puede hacer en cualquier época del año.



2016-03-30. GRANADA. NO.

Ruta a las HACIENDAS LATIFUNDISTAS del SUR de la SIERRA del POZUELO.


  


TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 

 


CLIQUEANDO LAS DOS FOTOS SIGUIENTES VÍDEOS GENERAL Y DE LOS TRAMOS RÁPIDOS.


     
Datos adicionales:

 

Kilómetros 63´22.

Desnivel acumulado 610 m.

Realizada 30-03-2016.

Tiempo rodando 04h 51m.

Velocidad media en movimiento 12´9 km/h.

% de piso de tierra. Resto asfalto.

      


 

En un principio, el propósito de la aproximación a esta zona era buscar sector que fuese una alternativa al paso, ahora cortado con portón, valla y cartel, del cortijo del Pozuelo. Como quiera que mi ruta al del Marqués por el Plantonar de la Granja (en esta página más abajo), salida luego a Colomera por la Sierra del Pozuelo, discurría por ese camino he buscado una nueva opción de acceso que, encima, ha dado origen a un nuevo trayecto que creo interesante pues, además de la visita a algunas de las hermosas cortijadas sitas entre esa serranía y el margen derecho del río Cubillas, podremos ver la red de trincheras y búnkeres de la Guerra Civil que guarda esa ribera a la confluencia con el Colomera mención al quizás “nuevo” de Cahí o, incluso, el solar que albergó la villa romana del cortijo del Canal.

En el track que hallaréis en el enlace a Wikiloc indicado con banderola inicial y final, tenéis el tramo que evita la gran cancela y valla para los interesados en la opción larga.

  
   

    
Pongámonos en antecedentes. Por la finca del Pozuelo, hoy propiedad de D. Nicolás Osuna que también posee otros cortijos cercanos y es, con mucho, el mayor propietario de tierras olivareras de la zona, discurre un carril que, en mis andanzas y chácharas con algunos de sus vecinos aseguran fue antiguo camino público que enlazaba desde el río Colomera todas estas cortijadas y sus campos: Pozuelo, los del Marqués, Mercedes, Cabrerizas, Almendros, Blanco, etc… La presunta adquisición acabó en un litigio con varios de sus vecinos que estos perdieron como, imagínense, el constructor lo haría así  del afecto y respeto de propietarios colindantes. En esa y otras tantas “apropiaciones” nos vemos los beteteros impedidos pero, afortunadamente, no todo el mundo es así y en las demás haciendas y vías de acceso no me han puesto ningún problema al paso, es más, me han tratado con toda amabilidad.

    
Sobre estos cortijos decir que la zona donde se encuentran y, por más, todo el valle del río Cubillas tiene una historia de relevancia desde época romana. Buenas tierras y agua abundante para la instalación de villas dedicadas, preferentemente, al cultivo del olivo harán que en esta depresión se hayan encontrado vestigios de estos grandes centros de producción agropecuarios y de sus obras de canalización acometidas. La villa del cortijo del Canal (por la que pasaremos), cortijo Lapuente, río Bermejo, etc…, el dique de Barcinas o la fundación de Acatucci (Iznalloz) por legionarios, también el topónimo latino de Deifontes son datos contundentes en ese sentido.

 De su historia más reciente decir que estos cortijos, siendo el de Marqués el principal, en su conjunto fueron propiedad del Marqués de Mondéjar tras las Desamortización de 1836 que los arrebató de manos del clero regular. En su capilla, construida a finales de ese siglo, se guarda el escudo nobiliario de dicha familia y  se convocaba a misa a todos los jornaleros del latifundio siendo éste, por tanto, el centro neurálgico de la hacienda. Avatares posteriores, Guerra Civil o sucesivas ventas y heredades, han ido dividiendo la gran propiedad a tal como la encontramos hoy.

La ruta tiene inicio/final en Granada y, en principio, pedaleamos intentando sortear el tráfico rodado que, sólo, tras cruzar Maracena y Albolote sufriremos menos. Luego, tras aguar en la fuente del cementerio, hallamos el punto señalado con banderola donde los del track largo deben abandonarlo por este. Seguimos por asfalto a la N-323 y tras paso de la cabecera del pantano de Cubillas y el canal de desagüe entramos en el meollo de interés betetero de la ruta.

   
     


CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOTO VÍDEO DE LA RED DE TRINCHERAS DEL TAJO DE SILVA.

   
A los Llanos de Silva en ascenso y  a “navegar” entre encinas/matorral, fuera de la pista, a topar con la línea de trincheras de la Guerra Civil, muy bien conservadas, en los tajos que dominan el valle del río Colomera confluencia con el Cubillas. Vemos parapetos, puestos de tirador, refugios, almacenes, pasillos, etc…, excavados y construidos con hormigón, hierro y piedra del terreno. Estas son una de las muchas que aún se conservan en distintas áreas limítrofes a la capital que, construidas por el ejército republicano, bien al inicio del conflicto una vez estabilizado el frente, trataban de bloquear y dominar la entrada o salida de la zona de Granada y alrededores en poder del otro bando.

Se incluían dentro del Centro de Resistencia en torno a la carretera a Jaén/río Cubillas y a la línea de ferrocarril que dominaban hasta la estación de Calicasas, además, tenía otras más a ambas márgenes. También, prolongando el recorrido, ésta trinchera se complementaba con una línea de parapetos/fosos de menor enjundia, río arriba, hechos de bloques de piedra que aún vemos, mal acumulados, en el borde superior de los Tajos. Seguimos conociendo parte del Centro yendo al encuentro de las dos casamatas de hormigón (nidos de ametralladoras) con troneras achaflanadas que mejoraban el ángulo de tiro, sitas en plena llanura de Silva.

   
   


Penetramos ya a recorrer terrenos de olivos. A veces será “navegando” hilera adelante o no, otras por sus carriles, pero siempre con las referencias que de y las visuales que reseñe. Primero por la loma del Apeadero hasta encontrar carril; luego siguiendo una conducción eléctrica, olivar través, hasta el plano de la Laguna de Albolote para llegar al cortijo de igual nombre. Volvemos a sumergirnos en el mar de olivos hasta la verja de la prisión donde, a su final, encontramos la linde con encinas de los cortijos del Pozuelo y Arenales o Cañada de las Canteras. La seguimos para, en gran curva en bajada, entrar en un carril que llega a una gran nave perteneciente al cortijo de las Mercedes. De acá, cañada de la Viña arriba, a otra edificación ya del Marqués aledaña al del sr. Osuna y, desde aquí, los del recorrido a Colomera pueden retomar su track.

   
  


Pronto se despeja el paisaje y nos topamos con el bello hotel rural cortijo del Marqués que, adquirido hace poco por nuevos empresarios, fue rehabilitado guardando su esencia pasada y que contiene las dependencias principales de la antigua hacienda. Sabed, no obstante, que al lado y por encima de éste, parte de esa propiedad sigue en manos de antiguos dueños dedicados a la explotación agropecuaria de sus tierras.

   
   


Horizontes abiertos en que el cereal, ahora, pelea la tierra al olivo y podemos ver bellas estampas de esos campos, las sierras de alrededor y los cortijos dominando las lomas. El de los Almendros, que se alza majestuoso y apenas perceptible entre pinos y cipreses, será el siguiente hito. Su fuente apenas gotea en este año de escasez de lluvia. Al lado, tras vadear el arroyo, el cortijo Blanco que abandonamos por su acceso principal para, ya en altura, meternos otra sesión de pura travesía olivarera en la divisoria, también con encinas, de las lomas de las Pedrizas. En un momento dado, barranco de las Ovejas frente, deberemos cruzarlo a derecha para cambiar loma a la de la Umbría y, siempre en su linde, descender suavemente hasta el carril de servicio de la A-44 confluencia con el arroyo del Marqués.

   
  



 






CLIQUEANDO LA SIGUIENTE FOTO VÍDEO DEL BÚNKER DE CAHÍ.

    
Tras breve devaneo con el asfalto iremos al cortijo los Arenales. A poco de traspasarlo  rodeamos un campo de paneles solares y, de nuevo, “navegamos” olivar a través. Ahora el segmento es más abrupto con cruce de dos barranqueras pero todo ciclable y, pronto, tendremos la referencia del campo de cereal y su enorme encina que cobija el búnker de planta cuadrada de Cahí hacia el que iremos. De tronera achaflanada, para ametralladora, orientación S. domina el valle y la carretera en sentido salida y, por supuesto, era otro de los pertenecientes al Centro de Resistencia. Desconozco si está catalogado.

Bordeamos el sembrado y por camino enfilamos la salida del plantonar de Cahí hacia el gran toro de Osborne que domina los accesos/salidas de Granada/Jaén y, al lado, el área de la villa romana del cortijo del Canal de la que se excavó, sólo, la parte rústica en que dentro de almacenes aparecieron grandes contenedores cerámicos (dolias) para aceite. Fechada entre los siglos I al IV d.C. tiene aneja una cantera y parte de una calzada. De ella, al aire libre, se extraía piedra que sirvió en las obras hidráulicas que aún se conservan en el río Cubillas y en otras de las villas o demás asentamientos del entorno aunque, sin duda, la actividad agropecuaria y más el olivo y su transformación serían  el motor económico de esta explotación.

   
   

Toca regresar y para ello rodeamos el pantano por el asfalto de la estación de Calicasas. Las vías de servicio de la A-44 y, luego, las del desdoblamiento nos acercan a Albolote y, después, a copiar entrada y paso de Maracena hasta Granada donde concluimos ruta.

RESUMEN. Aproximación a terrenos de olivar y a las hermosas cortijadas que hay  entre la Sierra del Pozuelo y el río Cubillas. Se adorna con tramos de travesía, lindes, el paso por hitos de nuestra historia reciente y Antigua y, como no, de los paisajes a Sierra Arana. Presenta escasa dificultad en el plano técnica, algo más en el físico. Llevad agua suficiente pues la fuente de los Almendros, a mitad de ruta, está agotada. Recomendable en primavera preferentemente y desaconsejada con calor o tras llover pues, cortijo Marqués adelante se hace impracticable.   



2014-10-18. GRANADA. NO.

Ruta a la ZONA de LAGUNAS de ALBOLOTE. Por Cº de la ACEQUIA y regreso por DEIFONTES y Cº de IZNALLOZ a COGOLLOS VEGA.

 


TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.



CLIQUEAR EN DOS FOTOS SIGUIENTES: VÍDEO GENERAL Y DE TRAMOS RÁPIDOS DE LA RUTA.


Datos adicionales:

 

Kilómetros 57´2.

Desnivel acumulado 736 mts.


Realizada 18-10-2014.



Tiempo rodando 04 h. 12 m.

Velocidad media en movimiento 13´5 km/h.

62´2% de piso de tierra. Resto asfalto.

 


Entre el cortijo de los Arenales, la cárcel provincial y la ctra. de Colomera, olvidados en la memoria de lugareños aunque plasmadas en mapas y cartografías de antes de 1980 dormitaban las zonas de humedales de Albolote. La laguna Grande, la Larga y la de los Arenales habían desaparecido, a mediados de los 80, por diversas circunstancias: un incendio del subsuelo lagunar que se mantuvo latente durante meses; vertidos de tierras para ampliación del cultivo del olivar y la construcción de la prisión con su remoción de tierras, obstrucción de acequias y arroyos contribuyeron, de una u otra forma, a acabar con ese ecosistema tan peculiar de nuestra provincia.

Pero, la propia dinámica de la Naturaleza, que mantuvo en letargo parte de la vida vegetal y animal del entorno ha hecho que, tras estos últimos años de abundancia de precipitaciones las aguas subterráneas aflorasen a superficie llenando de nuevo estas lagunas que, desde el año 2012 y en los meses de lluvia, presentan una inusitada actividad de aves y anfibios. En nuestra ruta, hecha después del verano y sin haber llovido aún, las encontramos secas aunque los carrizales daban cuenta de su ubicación. De seguro volveremos a visitarlas en un momento más propicio.



El propósito del recorrido, pues, es bien claro. La fase de llegada al lagunar como el regreso a Granada se le supeditan aunque, como siempre, he tratado de que no hubiese cruces en el trazado y discurra a modo de circular; también de entremeter tramos muy variados, alguno novedoso, que haga atrayente la ruta. En esa disposición hay varios enlaces por olivares y un pequeño sendero de acceso al pantano de Cubillas.

 
 

   
 Deifontes, esta hermosa y fértil localidad situada bajo las estribaciones occidentales de Sierra Arana y en el margen derecho del río Cubillas, tras el paso por la zona lacustre, va a ser nuestro lugar de aguada. La abundancia de fuentes y manantiales de su término, entre el que destaca el de Nacimiento, uno de los más importantes a nivel provincial, queda plasmado en su propio topónimo actual que significa Fuentes de Dios; incluso el que tuvo en época musulmana, Diafates, hace referencia a esa relación con el agua: Casa de la Fuente.

 De su historia destacar que, de época romana hay restos de la importante transformación hidráulica que sufre la comarca con la construcción del dique de Barcinas (río Cubillas) y la red de canales que abastecían a las diversas villas dispersas en la zona. Más, es en período musulmán cuando la alquería, sita en donde hoy se alza el pueblo, adquiere prosperidad. La conquista cristiana la convierte en señorío de la abadía del Sacromonte y la Desamortización la pone en manos de la Condesa de Antillón. En 1903 adquiere la condición de municipio.



Iniciamos la ruta, en sí, tras reunirnos en la explanada del CC Alcampo. Ese día, unido al grupo de Suricatos, nos acompañaba el colega Rafael que publica con tanta maestría en Wikiloc bajo el pseudónimo de Godella2000. A él las gracias por su compañía y facilitarme el track.

 

Debemos atravesar el cinturón de polígonos industriales de la zona Norte hacia la A-92 y, para ello, nada mejor que el camino la Retama, caserío de la Concepción a Peligros y por la urbanización Monteluz a la de Cortijo del Aire. Desde acá iniciamos un tramo de caminos por los olivares de las lomas de los Tocones, el barranco del Romeral y del cortijo del Moral para acercarnos, pegados a la margen izquierda del arroyo Bermejo, al pantano de Cubillas en un final vertiginoso por la senda del búnker, denominada así por finalizar en esta construcción de la Guerra Civil que forma parte del complejo de trincheras construidas por el bando franquista en esta zona.



Bordeamos la cola del embalse dirección apeadero de Calicasas y antigua N-323A para introducirnos por los llanos del Canal a la búsqueda de la acequia de la Laguna. Esta había servido para la evacuación de las aguas del lagunar más ahora lleva décadas inutilizada aunque, para nosotros, será testigo y guía perfecta para acercarnos a nuestro principal destino por los campos y olivares de las Chozas y el Plantonar de Cahí. Dos cañizales, ahora sin agua, es lo que encontramos y más adelante,  junto a la caseta del pozo, uno sin cañas que es el de los Arenales. Acá avituallamos.

 

Retomamos el pedaleo bordeando la Laguna hasta el carril al complejo de los Arenales por el que llegamos en breve a él. En la parte alta hay un tramo marginal que evita la entrada a los cortijos y nos lleva a la antigua nacional. Ahora con destino Deifontes evitamos algo de asfalto, más aún al penetrar en los viales del cortijo los Prados y así acceder al pueblo. Callejeando aguamos en el pilar de la plaza de España para salir por el camino del Desfiladero y, por la Pedriza y un olivar con tramo de peana incluido, entroncar con el del barranco y cortijo de los Cajorros. Esta es fase mixta aunque con predominio de subida pues debemos desembocar en el principal que viene del Sotillo sentido a Cogollos Vega.

 

Por él, también se le conoce como camino Iznalloz-Cogollos, proseguimos el ascenso hasta finalizarlo cerca del carril a la atalaya de Deifontes. Sin tiempo para visitarla, tan sólo sacamos unas fotos con esta y el paisaje del valle del río Cubillas, Moclín y su castillo. Descenso rápido hasta Cogollos donde aguamos y proseguimos por la comarcal 3424 dejando atrás Güevejar y Pulianas hasta entrar a Granada y dar por finalizado el periplo.



RESUMEN. Ruta sin excesivas complicaciones técnicas ni físicas con un recorrido que presenta algún que otro sector novedoso y algún tramo campo a través. Más, el simple objetivo de contemplar la zona lacustre es una invitación a realizarla aunque aconsejo esperar a la temporada de lluvias para verlas en su esplendor. No obstante, incluso ahora, la zona merece ser conocida. Puntos de aguada en las poblaciones de paso. 

 

 


2014-04-15. GRANADA. NO.

  Granada al CAÑÓN del río VELILLOS (MOCLÍN). Por Camino de las MAJADILLAS (OLIVARES), Sª de la HOZ a TÓZAR.

 

 


TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.


 


CLIQUEAR EN FOTOS SIGUIENTES PARA VÍDEO GENERAL Y DE LOS DESCENSOS DE LA RUTA.



  



Datos adicionales:

 

Kilómetros 74´4.

Desnivel acumulado 1.312 mts.

Realizada 15-04-2014.

 


Tiempo rodando 04h. 52m.


Velocidad media en movimiento 15 km/h.


% de piso de tierra. Resto asfalto.



 La comarca del Poniente nos va a ofrecer una de las rutas en btt de lo más valiosa en cuanto a combinación de cultura y naturaleza. Vamos a disfrutar de su geografía inmersos en la belleza de la Garganta del río Velillos antes de su paso por Olivares pero, además, del patrimonio histórico de Moclín y sus anejos, que nos deleitará con la panorámica de su castillo y, al paso por Tózar, de la visita a su necrópolis mozárabe más, por último, en el abrigo prehistórico de Corcuela podremos tan sólo atisbar a ver, dada su pésimo estado de conservación, algunas figuras rupestres pintadas sobre la roca.

 

El trayecto está realizado con los Jociosos de GranaBike que, en buen número nos reunimos para seguir la acertada guía de Emilio Martínez hacia el rodeo de la Sierra de la Hoz, lugar por el que acometer el río Frailes sin pasar por Moclín, tal como lo había hecho y publicado hace un año. Si bien así pierdes la oportunidad de hacer el sendero de la cañada de Corcuela desde la ermita de San Antón (Moclín), también es verdad que eliminas los kilómetros de asfalto, vía Tiena, hacia la capital de la comarca.

Pues bien, sepamos que el río Velillos nace cercano a la localidad de Frailes (de ahí que se le nomine también así) para desembocar en el Cubillas. La naturaleza caliza de la roca en los promontorios de las Palomas y los Agujerones y la dinámica erosiva del río al pasar entre ambos ha fraguado, muy lentamente como corresponde al tiempo geológico, este paisaje de tajos y el fenómeno extraordinario del que podemos disfrutar hoy: la Cerrada del río Velillos. El lugar, además, está perfectamente acondicionado por senderos, fuentes y pasarelas de madera para recorrerlo sin ningún peligro.

 


      

Moclín proviene de Hisn Iqlim, su topónimo en época nazarí que significaba castillo del distrito. Pero su pasado conocido es anterior. A saber: diversas cuevas y abrigos como el que visitaremos, nos hablan de unas comunidades de finales del Neolítico principios del Calcolítico (III-II Milenio); más también hay algún yacimiento íbero y, sobre todo, huellas importantísimas de la época romana plasmadas en villas como la del Tesorillo, donde se encontró un mosaico expuesto en el Centro de Interpretación Comarcal, o los silos de Tózar.

Antes de arribar a esta pedanía para ver la necrópolis, tendremos una ocasión única para otear una panorámica privilegiada de las fortalezas y torres ópticas de defensa que tan importante papel militar tendrán desde que, en el siglo XIII, los castellanos opusiesen como frontera contra los musulmanes las tierras de Martos. La posterior toma del castillo de la Mota (Alcalá la Real) en 1345, perfectamente visible en la lejanía como otros elementos de defensa militar, posicionó a los cristianos más cerca aún y, desde ese momento, el castillo de Moclín y la cadena de torres vigías, como la de Tózar y la de Mingoandrés, será el principal baluarte de defensa del reino nazarí por el Norte.

La ruta comienza en la explanada del CC Alcampo con un buen acopio de asfalto en el transcurrir por Maracena y Albolote. Rodeando el Torreón, por el camino del Colmenar  se inicia la bajada a los terrenos abandonados del campo de golf y urbanizaciones anejas y, tras cruzar el puente donde se une el río Colomera al Cubillas pronto abandonamos la carretera de Caparacena para introducirnos en la colonia de los Cortijos de la Ribera. Ascendemos suavemente hacia la pista de aviación para, ya en la zona de los Pelos Tiesos, dominar visualmente de ahí a los llanos de Berbe Bajo la localidad de Moclín, su fortaleza y las montañas de alrededor. Puntualizar que, al regreso, volveremos a desandar casi este mismo trayecto de inicio.

 


Tras un pequeño recorrer de la GR-3413 hacia Olivares, a la altura del antiguo cortijo de San Juán, hoy remodelado, y antes de llegar a la pedanía iniciamos otro sector hacia el bonito barrio de las Majadillas que, según ascendemos nos deja imágenes bellísimas de Olivares, Moclín, el castillo y a la izquierda el Morrón del Hacho (Sª de Enmedio). Según rodeamos la Sª de la Hoz por el peñón Bermejo penetramos dentro del barranco de Salinas y, en pleno ascenso, encontramos algún repecho de fuerte desnivel. Esta parte del itinerario se cierra entre pinos hasta ganar la zona del Chaparralón donde, tras parada de reunión y avituallamiento seguimos acumulando altura por un camino, ya descarnado, que llega al puerto del mismo nombre.

 

   

A partir de acá se inicia una peligrosa bajada por cortafuego, con pronunciado desnivel y piedra suelta en buen tramo de terreno, que lleva a la zona de los Corralillos de Tózar. Pero, el descabalgar y asomar la peana al piso, nos va a dar la ocasión de contemplar un paisaje espectacular de esta localidad y detrás el castillo de la Mota (Alcalá la Real). Según acabamos la bajada, con otra perspectiva, también se unen en la panorámica las torres de Tózar, Mingoandrés y la fortaleza de Moclín: estamos ante un escenario visual e histórico espectacular de las fortificaciones que tan importante papel jugaron en estas tierras de frontera en los siglos previos a la conquista cristiana.

La llegada a Tózar nos permite visitar la necrópolis medieval excavada en roca que se supone perteneciente a un pequeño poblado habitado entre los siglos VIII-XI. Lo interesante de los 40 enterramientos es que, al asociarse a un culto cristiano, nos dan cuenta de que se trataba de una comunidad mozárabe (cristianos que mantiene su religión en territorio musulmán). Más abajo y dentro del complejo arqueológico nos acercaríamos a lo que queda de una pequeña línea fortificada de la Guerra Civil del 36.

 


Hacia el siguiente jalón nos dirigimos por un camino olivarero hasta tocar el asfalto de la GR-NO-24 y,  pasando el río Frailes y el molino de Pitel, ascenderemos a pies del bastión moclinense hasta los Tajos de Corcuela, sitio del abrigo con pinturas rupestres que antes mencioné. Representan escenas de caza de cabras monteses con profusión de figuras antropomorfas, algunas femeninas realizando esa actividad pero, se encuentran en un estado lamentable de conservación y expuestas a la intemperie y al vandalismo.

 


Retrocedemos ahora por el sendero de la cañada hasta la Fuente de Corcuela, también denominada como Nueva. Aguada, avituallamiento y fotos para reiniciar la marcha, ya por el tramo de sendero bien señalizado y balizado, a la Hoz del río. El paisaje es espectacular en cualquier momento del discurrir, tanto primero en altura como por el interior de la Garganta dentro de un bosque de vegetación ribereña y, al reincidir en andariegos qué mejor coyuntura para tal dicha y contemplación. Efectuamos dos cambios de margen y, el último, en el área de la Casa de la Luz.


 


Para llegar a Olivares discurrimos por el camino de la Solana de Trujillo, paralelo al curso del río y, pasado el puente junto al ayuntamiento, nos adentramos por el camino rural de la Vega del Tejar (margen izquierda) hasta un recóndito cruce a izquierda que nos introduce, con fuerte pendiente, en el carril hacia los olivares del cortijo de Barajonillas. Este es tramo sorprendente, con algún sendero, que desemboca a un vial secundario en el sector de los Quemados y, hacia la izquierda, nos lleva al Llano de Berbe Bajo. Ahora es momento para el regreso por trechos hollados en la ida.


 


RESUMEN. Esplendida ruta en btt para disfrutar de un entorno natural único en el Cañón del Velillos. Paisaje, geología, vegetación y agua reunidos en una pequeña porción de terreno moclinense. Pero, además, la historia de esta comarca se nos ofrece cercana en muchos momentos de la ruta. En cuanto a complicación decir que tanto en el aspecto físico como técnico el grado de dificultad es alto. Se puede hacer en cualquier momento del año aunque, es más recomendable en primavera que el curso del río presenta mayor caudal.


                             
                              
                              2014-04-05. GRANADA NO.

     Granada al PUERTO del ZEGRÍ. Por HAZA del MORO y            regreso por CAÑADAS de los POTROS y REAL de MADRID.

 

 


TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 

 


PINCHAR EN FOTOS SIGUIENTES PARA VÍDEOS GENERAL Y DE LOS TRAMOS DE BAJADA.


       


Datos adicionales:

 

Kilómetros 83´3.


Desnivel acumulado 1.201 mts.


Realizada 05-04-2014.

      

Tiempo rodando 05h. 14m.



Velocidad media en movimiento


% de piso de tierra. Resto asfalto.

 



 

 

En plena comarca granadina de los Montes Orientales, a pie de la antigua carretera Nacional que unía Granada con Jaén, se encuentra el objetivo principal de esta ruta betetera: entrar y salir del puerto del Zegrí por tierra. El topónimo de esta zona, que abarca tanto el paso de montaña como un cortijo cercano, es de origen árabe y proviene de uno de los más importantes linajes nobiliarios musulmanes de la última etapa del Reino de Granada.

 La familia de los Zegríes, originarios de Marruecos, desde sus dominios en Ronda y Málaga tuvo un papel importante en las intrigas que debilitaron la Granada islámica en el siglo XV. Tras la conquista será uno de los linajes que apuesten sin tapujos por el bando de los conquistadores. Así, uno de sus miembros, se convierte al cristianismo con el apellido Fernández el Zegrí alcanzando puestos de importancia en la política municipal. Después, durante la Rebelión de los Moriscos iniciada en 1568, lucharon con las tropas de Felipe II y, sofocada la revuelta, continuaron gozando de sus privilegios e incluso libraron la expulsión general decretada a inicios del XVII.

Con humildad y paciencia andamos por la senda de la ciencia”. Y bien que poseen, de ambas virtudes a la par, mis queridos camaradas de grupo que, en siendo advertidos de posibles vericuetos en varios tramos, bien curtidos ya en rigor y fortaleza e más inclinados a la hazaña y la exploración que a comodidad, no vacilan en recorrer trocha y hollar labrantío en busca de aventura y divertimento. Mi reconocimiento a su papel primordial en la confección de esta y otras rutas.

 



      

Debo advertir, a los menos resueltos, del tramo de enorme apretura y peana por encinar y roca al lado de la valla que divide monte y olivar en la Haza del Moro y que, tras cruzar definitivamente el cercado en el llano, va a la cantera de piedra. Hay dos opciones para eludir el brete, romper momentáneamente el track y retomarlo en el puerto: hacer la subida íntegra por la antigua Nacional o, si deciden ascender por tierra, llegados a la zona de valla con mayor pendiente, antes del barranco de la Haza, bajar por el olivar al camino que sale al asfalto 1´5 km. antes del collado.

 Iniciamos el periplo en la explanada del CC Alcampo dirección hacia el Chaparral. En este primer sector pasaremos por el Caserío de la Concepción (año 1858) antes de callejear por Peligros junto a la Iglesia de San Ildefonso. Después, un carril bici nos deja a la entrada de la urbanización Monteluz y, por debajo de la A-92, acometemos la del Cortijo del Aire donde, en principio hacemos un sendero y, posteriormente, por sus chalets arribamos a la pedanía de Albolote levantada por el Instituto Nacional de Colonización tras el terremoto que asoló esta zona en 1956.

 


La siguiente fase nos lleva hasta el área del cortijo de los Prados (Deifontes). Para ello el vial diestro de servicio de la Autovía a Jaén nos acerca al barranco del Arco y al carril secundario a la enorme balsa de Zarzalillo. Desde élla, por el principal de Calicasas a su estación de FFCC empalmamos con el camino de Iznalloz que ascendemos para, llegados a dicho cortijo, hacer un enlace cruzando la vía ferroviaria y el puente sobre el río Cubillas hacia la GR-3423.

 


Pronto, por el camino del Juncarón o del Hambriento, retomamos piso de tierra para dirigirnos a la Venta de la Nava. Antes, cresteamos a la rambla del arroyo Mitagalán que discurre paralela a la autovía y al camino de servicio que es el que seguimos. Tanto este riachuelo como sus torrenteras han destrozado el carril embarrándolo o tirando, en puntos concretos, las vallas de las enormes propiedades olivareras o ganaderas de la zona, caso del cortijo del Frage. También, a la altura de la fábrica de aceite de la empresa Noga Oliva, encontramos destrozos en el piso. Por asfalto terminamos arribando al área de servicio.

 


Iniciamos un nuevo tramo desde la Venta hasta el puerto del Zegrí. El camino hacia la Haza del Moro se inicia desde la ctra. a Dehesas Viejas sin atisbo de lo que luego será. Ahorro más alusiones tras lo apuntado al principio de comentario sobre esta zona y posibles escapes. Tan sólo aconsejar a los valerosos, pues la cerca habrá de pasarse ineludiblemente, buscar lugar propicio poco antes de la zona del barranco ya que discurrir a su diestra es más fácil aunque, el haz de espino en la parte superior de la misma es una traba a la integridad de nuestro órgano de arrebato. En la llanada se retoma el pedaleo para llegar al puerto del Zegrí por carril.

 


Desde acá tomamos el camino hacia Benalúa de las Villas, con asfalto descarnado, que coincide con la Cañada Real de los Potros que circunda la Sierra del Rayo. En él, traspasada el área de canteras se inicia la subida al puerto de la Majada del Estudiante y, desde ahí, rápido descenso a dicha villa y fugaz discurrir por la carretera de Colomera pues, a la altura de la cola del pantano, iniciamos otra fase de la ruta.

 


Arrancamos primeramente en subida por el Antiguo Camino Real de Madrid para dejarlo momentáneamente, a siniestra, hacia el cortijo de Marino Vega que atisbamos en la lejanía cuando nos adentramos en un tramo campo a través, paralelo al arroyo del Cebo, sorprendente, divertido y que se interrumpe en el cortijo de Puerto Blanco para, por su vial, volver a retomar el principal a Colomera, primero en subida y después en rápido descenso. Atentos al enlace que haremos, por una pista muy peligrosa con cruce del barranco de San Inés, a la ctra. desde el puente romano al cortijo de la Venta. A partir de ésta, siempre por asfalto, conectamos a la GR-220 hacia el Parque del Cubillas; después la N-323 nos hará discurrir por la cabecera del pantano y, por el desvío hacia el área del Torreón, atravesar Albolote, Maracena y entrar a Granada poniendo fin a este periplo.

 


RESUMEN. Ruta singular por la propuesta betetera a un puerto tradicional para la flaca. Tramos inéditos en Haza del Moro y arroyo del Cebo-Cortijo Puerto Blanco. En cuanto al nivel de dificultad físico decir que, la concentración en el segundo tercio de la mayor parte del esfuerzo y la pendiente de la ruta, es una desventaja que se hace obvio al final de ruta. En el plano técnico señalar un par de tramos de brete, sobre todo el de acceso al collado. Desaconsejable hacerla con excesivo calor.



2014-01-28. GRANADA. 21.

Granada al CORTIJO del MARQUÉS por el PLANTONAR de la GRANJA. Regreso por Sª del POZUELO, COLOMERA y PINOS PUENTE.


 


TRACK, MAPA Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 

CLIQUEAR EN LAS DOS FOTOS SIGUIENTES PARA VÍDEO GENERAL Y DEL DESCENSO AL VALLE DEL COLOMERA.

    


Datos adicionales:

 

Kilómetros 80,75.

Desnivel acumulado 965 mts.

Realizada 28-01-2014.

Tiempo rodando 5h. 07m.

    

Velocidad media en movimiento 15,5 km/h.

82,5% de piso de tierra. Resto asfalto.

 



En esta ocasión abandono mi morada sureña para, con la aguerrida escolta de Suricatos y Grana Bike que me han acompañado en las incursiones previas, buscar nuevos espacios para el disfrute de nuestro deporte. Ese propósito ha hecho madurar esta ruta que discurre por la zona Norte granadina con un objetivo: llegar al cortijo del Marqués. Después, en la aproximación y el regreso he intentado buscar un recorrido divertido en que se minimizasen los kilómetros de asfalto.

 


 Más en ese empeño, el tránsito alquitranado por la capital y pueblos limítrofes será peaje forzoso hasta que, abandonado el páramo de Medina Elvira Golf, e más antes que en después, hábidas nuestras monturas de galopadas en piso terrenal, nos apresuremos por tan anhelado terruño, a veces cenagoso, al encuentro de nuestra pretensión dejando a la zaga cortijadas y olivares para luego, tornar a la metrópoli vía serranía del Pozuelo, paraje tan cruel como bello en que trepemos cercados e posemos botines en suelo como viles abellacados más, llegados a la quebrada Gambucilla, nos aviamos de buen porte para trasponer altaneros las villas de Colomera y Pinos Puente.

Sobre la cuestión de las alambradas en la sierra del Pozuelo decir que pertenecen a varias cortijadas de ganado y que se atraviesan sin mayor dificultad.



Hoy, el cortijo del Marqués es un precioso alojamiento rural situado en la ladera Sur de la Sierra del Pozuelo, enfrentado a la cara Norte de Sierra Arana. Ha conservado, tras su remodelación, su añeja fisonomía exterior para así conciliar pasado con la modernidad de su interior e instalaciones, ofreciendo al viajero un sinfín de posibilidades para el disfrute del patrimonio natural y cultural de nuestra tierra.


 


Más su historia anterior a la época Moderna es poco conocida y no se tiene constancia de la antigüedad del cortijo. Con certeza se sabe que fue convento hasta que, ya propiedad del marqués de Mondéjar, se convertiría en una extensa explotación agropecuaria. En el siglo el siglo XIX los dueños eran la familia López Baraja y en él vivían y trabajaban un buen número de familias de jornaleros. Como apunte, me gustaría hacer mención a la importancia de estas tierras en época romana por su fertilidad y abundancia de agua lo que hizo, y de ello si hay evidencias, que en el entorno del río Cubillas y afluentes se realizasen obras hidráulicas y se ubicasen diversas villas romanas que explotaban fundamentalmente el olivar. Además, los topónimos de Colomera y Deifontes son claramente latinos. El periodo de dominio musulmán volvió a traer una nueva fase de prosperidad a la zona tras la decadencia del Tardo Romano.

Tras la reunión de todos los componentes en la explanada del CC Alcampo, iniciamos el recorrido intentando arribar lo antes posible a la urbanización los Cortijos por Peligros y el polideportivo de Albolote. De esta colonia parte el segmento puro de btt dirección Plantonar del cortijo de la Granja. Con la referencia de la acequia Alta del río Colomera, remontando siempre su curso por su margen derecha, llegaremos en duro ascenso a la cortijada de las Torres. Es zona de humedales, olivares y nos encontramos con mucho barro.

 


 De las Torres tomamos el camino de los cortijos del Pozuelo y del Marqués. Rodamos  rápido por pistas entre olivares con alguna que otra pequeña subida que pronto nos deja en el complejo del Marqués. Junto al establecimiento hotelero hay tres caseríos más dedicados a actividades agropecuarias. En esta época el hotel está cerrado pero nos dejaron ver parte de su interior. Además, si subimos una pequeña loma, tendremos unas vistas impresionantes de él, Sierra Arana y la loma del Molino; en esta última sobresaliendo en el paisaje, a lo lejos, se observa la hermosa cortijada  de los Almendros.



De nuevo en rumbo, pasado el arroyo de la Hoya de las Vacas, tomamos a izquierda dirección hacia los cortijos de las Cabrerizas del Marqués y el del Veterinario. Es tiempo de actividad en las parideras y, tras el cercado, vemos corderos con pocas horas de vida mientras, en suave ascenso bordeamos el macizo del Pozuelo. Tras dejar el último de ellos, iniciamos un tramo precioso por terreno de roca y encinar que nos amorra al cruce de caminos del collado de Gambucilla (1.150 mts.).

 

Nos esperan casi 5 km. de bajada por los Romerales y el vial secundario que rodea la sierra de los Hornos hasta llegar al puente romano sobre el río Colomera (ver vídeo del descenso). Es una construcción de un único arco que ha resistido los embates del río y de los siglos y, ahora, lejos del ajetreo de otros tiempos cuando era paso obligado para el viajero que iba o regresaba por el Camino Real de Madrid, nos permite un alto en el camino para contemplarlo y descansar. Cerca, un antiguo molino de agua y, hacia la villa, una empinada cuesta que aún conserva, aunque en mal estado, parte del pavimento de la antigua calzada romana. Por ella ascendemos a Colomera tras esa ocasión de  recuerdo histórico.




 


En el pilarillo de la Virgen de la Cabeza aguamos y desde ahí, dejando el Polideportivo, por la ctra. de Berbe (Alto y Bajo) nos introducimos, pasados ambos, en el antiguo camino a Pinos Puente que tiene tramos de veloz pedaleo. Llegados a la villa y cruzado el puente sobre el río Cubillas, en la rotonda principal de salida, giramos a la derecha para hacer una zona de vega y pasar por la pedanía de Pedro Ruiz antes de llegar al camino que, por la margen derecha del río Genil nos va a retornar a Granada.

 


RESUMEN.  Ruta con diversidad de elementos: lugares de paso históricos; caminos de vega, olivar y encinares; paisajes serranos sobre los valles de afluentes, por la derecha, al Genil nos dejan, pues, un itinerario muy sugerente. Es exigente en cuanto a que nos requiere un gran desgaste físico aunque, por otra parte, las dificultades técnicas son escasas. Excepto en verano, es recomendable en cualquiera de las demás estaciones.




2013-10-19. GRANADA. 20.

Granada a PEDRIZAGUILLA (915 metros). Sª ELVIRA, Olivares de               CAPARACENA, cortijos del BÚCOR, Venta ESPERANZA y                                                                     COSCOJAR.


 


TRACK, MAPA Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 

 


PINCHAR FOTO GRUPO PARA VÍDEO GENERAL DE LA RUTA.




Datos adicionales:


Kilómetros 77,6.

Desnivel acumulado 1.225 mts.

Realizada 22-10-2013.

Tiempo rodando 05h. 14m.

Velocidad media en movimiento 14,8 km/h.

82% de piso de tierra. Resto asfalto.


PINCHAR FOTO CIMA PARA VER VÍDEO CERRO PEDRIZAGUILLA.

    
El trayecto que os expongo, tras un primer intento fallido que sirvió, no obstante, para obtener un buen archivo gráfico, tiene como intención llegar al cerro de Pedrizaguilla (915 mts. según mapa ING y 965 mts. por GPS), en el término municipal de Íllora. Es un otero perteneciente a la Sierra de Obeilar desde el que hay unas vistas impresionantes a donde quiera que observemos: Sierras de Parapanda, de Madrid, del Marqués, de Enmedio, Elvira, Arana, Almijara, Tejeda y Alhama; el valle del Genil, del Velillos o Frailes; Íllora y Moclín, envueltos por ese enjambre de olivares y, como no, nuestra emblemática Sierra Nevada.

mo siempre, he ido buscando la ruta más favorable a la btt. intentando minorizar los tramos de asfalto y, fruto de ello, ha quedado un itinerario muy interesante y divertido, con muchos ingredientes distintos: senderos en la zona de Sª Elvira, pistas rápidas, otras descarnadas, duros repechos, cruce de ríos e, incluso, tramos campo a través por olivares.

 

 


 Sobre este último asunto quiero haceros una puntualización. Al discurrir buena parte del trayecto por zona de olivar encontré algún camino secundario medio perdido por haber sufrido roturación. Salí del atolladero a las bravas: atrochando por medio y buscando una referencia. Con ello quiero deciros que el track, si os aventuráis a realizarlo, os meterá algún tramo por parcelas de olivos y no es un error. Tened en cuenta, también, que esos terrenos tras las lluvias están impracticables.

PINCHAR FOTO DERECHA PARA VER VIDEO CRUCE DEL RIO CUBILLAS.

 
En cuanto al paso de los ríos Cubillas y Frailes decir que, por la gran pluviosidad de este año, el primero llevaba mucho caudal y tuvimos que descalzarnos para su vadeo aunque, algún valiente lo intentó montado dejándonos la nota de humor pertienente. Y es que no es malo recordar, camaradas, que la prudencia es la más deseable acompañanta de aquel que se determina a peregrinar por esas rústicas veredas atestadas de traicioneras asechanzas.

Es así que, primero de llegar a la aldea de Caparacena topemos, nuestro sin par tropel de esforzados trotamundos con el grande lecho del riachuelo de nombre Cubillas. Tocado rebato general y en no poner concierto al desafío, descalzo y porteando la montura vadeo el ruin torrente e aposentado en otro margen, fuese yo testigo de lo que posteriori aconteció. Y es que Don Rafael de Temerario, hombre de natural gallardía pero de amoríos encontrados, decidiose a mostrar su maña y arrojo ante público tan resuelto a la aclamación como al recelo que, cegado por la soberbia, introdujese raudo con su montura a la corriente de tan mala fortuna que, engallado con un oculto guijarro, diose de bruces cuerpo, montura y alma a las aguas cubillenses en celebrado naufragio.

Más por cuestiones de paisanaje viose obligado, Don Antonio, con montura de ancas más holgadas a lo ordinario, siguió igual determinación, empero destino menos resoluto en tanto, atrancado en la pedriza, sólo calose alpargatas y moral. Tal algarabía causo en el auditorio tamaña farra que, las imprecaciones e dudas antañas ante camino tanto improcedente, tornáronse chascarrillos, burlas y carcajadas en tanto la tropa traspasaba el vado en despendolada procesión.

 


El track lo inicié en el kiosko de las Titas (río Genil) antes de reunirme con el grupo de Suricatos en la explanada de Alcampo. De allá partimos hacia Sierra Elvira por el camino de la casería de la Concepción (año 1858), Peligros y la zona de urbanización de Monteluz desde donde arribamos al polideportivo de Albolote e iniciamos un corto sendero junto a las vías del ferrocarril. De ahí arribamos al inicio de la subida al torreón de Albolote donde, sin llegar a él, por sendas y caminos nos dirigimos al collado de los Pinos para iniciar la bajada, bordear los cortijos del Teniente por la Cuna Alta y llegar a Caparacena tras el celebrado episodio del río Cubillas.

 


A partir de esta localidad entramos en dominios olivareros y por sus caminos iremos dejando atrás los jalones de la ruta y el cruce de las distintas carreteras que se interponen en nuestro discurrir hacia el destino del periplo.

En dirección a los cortijos del Búcor, en la GR-3408 (Pinos Puente-Moclín), es obligado el paso por los olivares de Cusquillares, el Almirante y el cortijo de la Cañada. Esta cortijada, donde aún vive gente, está bañada por el río Frailes o Velillos que debemos cruzar aunque, esta vez el caudal, siendo abundante, no lo es en la proporción del ofrecido por el Cubillas.

 


Hasta el próximo hito en el cruce de la Venta de la Esperanza (N-432) iremos por el camino que bordea cerro Campanario al sector de campos de la Golondrina para, traspasada la comarcal GR432a, llegar, por la pista entre los olivos del cortijo del Cascojar que circula paralela a la nacional de Córdoba, al cruce de dicha Venta. Atravieso la vía y de nuevo topo con un extenso olivar, denominado del Coscojar, en el que me introduzco campo a través para salir al carril principal al Cortijuelo Alto. En ese caserío inicio el tramo por la cañada de los Malaguíes donde, tras un último tramo de 200 metros con porcentaje del 26% de pendiente ascendente (a patear toca), salir a la zona del Peñón de Bermejo, donde está el cerro de Pedrizaguilla.

 
 


Después de disfrutar del paisaje inicio la bajada a Zujaira. Presenta algún repecho inesperado y pendientes descendentes importantes que, por otra parte, nos dejan una panorámica esplendida de la Vega y sus inconfundibles choperas. De Zujaira, ya por asfalto, iré hasta Fuente Vaqueros rodeando la antigua azucarera San Pascual. Pasada la localidad lorquiana y toparme con el río Genil, me introduzco por el carril de su margen derecha y, por él, al frescor de las alamedas y de la humedad que produce el río, iría desgranando los kilómetros hasta acceder a la capital por la zona de la Clínica Inmaculada.

 


RESUMEN. Ruta de una apreciable dificultad física por kilometraje y el sube y baja constante en la parte central del periplo. Técnicamente no presenta grandes dificultades pues las sendas son fáciles aunque, ciertos tramos campo a través son problemáticos. Por otra parte, es una propuesta ideal para nuestra deporte y afición; además, divertida y bastante innovadora en cuanto al objetivo (cerro de Pedrizaguilla) y parte de las zonas de olivar que se atraviesan. Es una ruta ideal para época de frío, también primavera y otoño y no aconsejable en el verano pues, el paso por los olivares en plena canícula es difícilmente soportable por más que luego pedaleemos cerca de ríos.

 



2013-06-15. GRANADA. 19.

Granada a LOS SILLARES (Alto y Bajo). Por PRADO NEGRO, LOMAS del PERAL al MOLINILLO y regreso por CALIFAQUÍN.


 


 



PINCHE PARA VER VIDEO DE SILLAR ALTO.



 



TRACK, MAPA Y DATOS PRINCIPALES RUTA EN WIKILOC.



 

Datos adicionales:

Kilómetros 94,6.

Desnivel acumulado 1.849 metros.

Realizada el 15-06-2013.

Tiempo rodando 06h. 05m.

Velocidad media en movimiento 15,5 km/h.

% de piso de tierra. Resto asfalto.

 

Para este sábado, con el primer fin de semana de fuerte calor del año, hemos decidido hacer la ruta que conocemos por los Sillares: cortijada de Sillar Alto y la pedanía de Sillar Bajo, la primera perteneciente a Huétor Santillán y la otra al término municipal de Diezma. A pesar de la canícula en la Vega, el aire y la temperatura eran agradables por encima de los 1000 metros, altitud que superaremos en buena parte del periplo.

Atravesaremos el corazón de la Sierra de Huétor por su vertiente Norte. Una vegetación de pinar encinar, robles, quejigos, arces, matorral variado y, otra de ribera en las zonas húmedas, nos acompañan por este maravilloso escenario para la práctica del btt. Además el proceso de disolución de las formaciones rocosas de naturaleza caliza de esta serranía  da un relieve especial y majestuoso al entorno,  produciendo cuevas y calares de singular belleza. Por otra parte, a partir de las Mimbres, vamos a tener a nuestra siniestra las estribaciones meridionales de Sierra Arana con su abrupto y majestuoso relieve.

 

Pero todo no será idílico. Como jamás nos ocurriese otrora, tan dilatado derrotero se iría enredando con toda suerte de aprietos mecánicos que, eso sí, tuvieron magistral sentencia a las sabias competencias de Antonio y José , así como a la misteriosa talega de este último, contenedora de repuestos inusuales y del celebrado aceite “milagroso”. Se reparó una doble quiebra de cadena, dos pinchazos y, para agotar el cúmulo de despropósitos, otro doble destrozo de disco, éste en la misma bicicleta. Al último entuerto se contestó con ingenio: cambio de ruedas delanteras entre bicicletas. Una iría sólo con freno delantero y otra con el trasero.

           
 









Tales circunstancias, más la introducción de un nuevo tramo de regreso desde Sillar Bajo hasta el Molinillo con algún episodio dedespiste, hará que volvamos a engomar las calles de Graná ocho horas después de abandonarlas aunque, con todo, la media rodando sería bastante alta. La intención primera de regreso Molinillo-Aguas Blancas se quedará para otro intento.

Del entorno que visitaremos decir que el núcleo esencial de la ruta gira alrededor de cuatro estaciones: Prado Negro, Sillar Alto, Sillar Bajo y la Venta del Molinillo. Prado Negro es una pequeña pedanía de Huétor Santillán que se encuentra en los límites del Parque y que agrupa una serie de casas y cortijos diseminados. Esta aldea fue lugar de paso secundario para los viajeros que antaño iban de Granada al Levante pues, el camino principal hasta el siglo XIX discurría por la Peza. Este espacio de sosiego, con abundante agua, ofrece descanso a todo el que se le acerca para disfrutar de una jornada en plena naturaleza.

De los Sillares, el Alto hasta principios de los 60 estuvo habitado, mientras ahora es una cortijada utilizada como corrales de ganado vacuno y ovino que está situada a 1480 metros de altitud debajo de los tajos de la Media Luna (Sierra Arana). En cuanto al Bajo, que es pedanía de Diezma, tiene escasamente un centenar de habitantes dedicados principalmente a la ganadería y, en menor escala, a la agricultura cerealista.

 
 

 La Venta del Molinillo, situada en la confluencia de varios arroyos que forman el río Fardes a pie de lo que fue la antigua nacional hacia el Levante, era sinónimo de reposo, de buen y tradicional yantar en tiempos, no tan lejanos, en que las comunicaciones y vehículos eran más lentos; la A-92 significó para élla su defunción.

Hacia ellos nos dirigimos tras juntarnos en la explanada de Alcampo. El camino de entrada a la Sierra de Huétor lo haremos por carretera hacia Víznar y Fuente Grande (Alfacar). En las casas de Sierra de Alfacar cogemos a derecha un camino que se convierte en sendero y acorta la aproximación a la GR-NE-36. Tras solventar los problemas de cadena abandonamos las vistas de la Vega Norte granadina y Sierra Nevada por los tajos de la Cimbra, puerta para pedalear con mayores desarrollos hacia el área recreativa de las Mimbres y Prado Negro.

 

En Prado Negro aguamos y descansamos. Reanudamos la marcha hacia los llanos de la Doncella en dirección al cortijo de Pedro Andrés, que se encuentra en la parte alta de la Solana de Prado Negro bajo la línea de cresta próxima a los 2000 metros de Sierra Arana, debajo del majestuoso cerro de Cabeza de Caballo (1.887 m.) y con unos paisajes abiertos y en altura que nos ofrecen vistas espectaculares, además, de Sierra Nevada y el final de la de Huétor. Desde acá el camino discurre en bajada hasta los cortijos de Sillar Alto en una zona que se va convirtiendo en una planicie que recibe el nombre de Cañadilla conforme hemos dejado la cortijada y descendemos hacia Sillar Bajo, dejando a nuestra izquierda los impresionantes tajos de la Media Luna y Calar Seco.

 


En esa localidad reunímonos todos en su plaza, junto a su refrescante fuente y su Iglesia para inmediatamente abordar el camino secundario que bordea la Cocorocha, que se pierde momentáneamente en un campo de cereal, para enlazar con el principal a la Linde de Peña Cabrera. Pasado un cercado que impide el paso de animales a los cultivos, el firme empeora y nos ofrece un piso deteriorado por el agua y con fuertes porcentaje que nos hacen, en un momento determinado, poner pie a tierra. Estamos rodeando las estribaciones NO de la serranía hueteña para salir a su cara meridional y circular por sus laderas teniendo a izquierda el valle del Fardes por donde discurre la A-92.

 
 

A ello nos dirigimos en bajada tras dejar la Linde y las formaciones rocosas de Peña Cabrera. En el cortijo de Lozanillo, derruido, equivocamos marcha y salimos a la Nacional que está cortada en la dirección que llevamos. Tenemos que desandar lo bajado y retomar camino por las Lomas del Peral a salir, poco antes de los cortijos de la Solana, a un terreno con un piso mejor y disponer nuestras bicis hacia el cruce general del Cortijillo (1.313 m.), tramo en el que dejamos a nuestros márgenes varios cortijos. De acá rápida bajada hasta el camino principal Venta Molinillo a las Mimbres por el cortijo Palacio Árabe.

Cónclave general. Se decide, tras tanta calamidad mecánica y la dureza del tramo nuevo, el itinerario de vuelta más rápido hacia la zona Norte capitalina: Venta del Molinillo a la que arribaremos por el margen izquierdo del arroyo de Prado Negro que hace la pantaneta de las Carboneras; la antigua Nacional; las Mimbres (fuente de los Potros) donde aguaremos sin piedad y, por parte del mismo camino de ida dirigirnos al Llano de las Minas donde iremos hacia el cortijo de Califaquín para descender por Nívar y Guevéjar a Granada

 


 

RESUMIENDO. Ruta exigente en el plano físico y menos en el técnico. La Sierra de Huétor nos sigue presentando sitios portentosos para nuestro deporte y seguir siendo un espacio señero para el btt granadino. Aconsejable en todas las épocas del año, aunque hay que tener en cuenta que el pedaleo se dilatará a más de 6 horas con lo cual, en otoño e invierno, el margen de horas de sol puede ser un serio impedimento.