ÍNDICE DE RUTAS EN JAÉN.


* 2014-06-05. SIERRA MÁGINA, Sierra Mágica. CIRCULAR desde TORRES al                                      PATRIMONIO NATURAL y CULTURAL del MACIZO
* 2013-05-28. MOGÓN y sus TESOROS. Rodeo del paraíso del embalse de                                          AGUASCEBAS. SIERRA de las VILLAS.



                                 

                                          2014-06-05. JAÉN. 

SIERRA MÁGINA, la Sierra Mágica. CIRCULAR desde TORRES al PATRIMONIO NATURAL Y CULTURAL del MACIZO.




TRACK, MAPA GOOGLE Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 

 


CLIQUEAR EN LAS DOS FOTOS PARA VISUALIZAR VÍDEOS GENERAL Y DE LOS TRAMOS DE DESCENSO.


Datos adicionales
:

         

 

Kilómetros 53,15.



Desnivel acumulado 2.226 mts.

.

Realizada 05-06-2014.

         

                                                                                               

Tiempo rodando 05h. 44m.



Velocidad media en movimiento 9,26 km/h.



% de piso de tierra. Resto asfalto.

 


Rodrigo de Cuadros, patrón mayor de la banda de hampones del Arenal, barrio sin ley y mejor lugar para que medre gente de mal vivir por su proximidad a los muelles que acogían, regularmente, la flota de Indias, gustaba de congregar a su alrededor rapaces prestos a cultivarse y hacer mérito en el duro trabajo del engaño. Era hombre de natural querencia a la pillería que curtiose en la dureza de las tierras del  Jaén interior que le vieron nacer y, siempre, en su plática les recordaba su niñez y desventuras en tan bella región.

 


Allá, huérfano de madre, que de padre nunca supo, entró de rapaz al servicio del primer capellán de la ermita de Cuadros. Pronto supo que pastorear, encallar manos y curvar la cerviz en la oliva con tan extremo clima no sería su oficio. Y, si bien no le faltaba comida al abrigo de tan piadoso como ingenuo cura, empezó en el trapicheo de vino y aceite. No sólo adulteraba con pericia, incluso logró pasar gatos por liebres a la cocina del Marqués de Bedmar más, la muerte del padre Ignacio e la venida de nuevo clérigo, sagaz y taimado este, desmontó su última fechoría pues, el coser los testículos de un choto a carne de mulo viejo le supuso, al ser descubierto, tal apaleamiento que zurrón en ristre y cuerpo magullado, dirigió raudo sus pasos a Sevilla.


Acá hará rápida progresión en el escalafón rufianesco merced a su manejo de la honda, habilidad adquirida en largas jornadas de pastoreo. Así, en los apedreaderos hispalenses descalabró a muchos hombres, tanto valentones de bandas contrarias como funcionarios de justicia. El azar y el tino quiso que, en una redada del Alcalde de Corte dejase malherido, tuerto y lelo al de apodo “despiadado”, el alguacil más cruel de la villa lo que, bien rápido, encumbrole en el mundillo del hampa primero como segundón del viejo jefe del Arenal, luego sucediéndole como reyezuelo en el mando de sus huestes del bajo mundo.


Pues, bien, a las tierras de niñez de Rodrigo, siglos después lugar que es Parque Natural de Sierra Mágina, vamos a dirigirnos para disfrutar de una jornada betetera que deja huella por la belleza del entorno. Por su cara septentrional, abierta al mar de olivos de la campiña del Alto Guadalquivir rodaremos en esta circular con inicio y fin en el valle del río Torres. Entre la línea de crestas del cerro Cárceles 2.061 mts. y las del Mágina 2.164 mts., que es techo del macizo, encontramos la salida natural hacia el puerto de la Mata y el bordeo del Almadén 2.036 mts. hasta final de periplo. Introducirnos pues por sus caminos y disfrutar de ese macizo calizo, abrupto, de fuertes pendientes y contrastes es un placer.



Y es que las tierras Bajas están dominadas por el olivar y, en menor medida, por almendro y cerezo; las Altas, que en los crudos inviernos acumula nieve en sus neveros hoy improductivos, siguen llenas de apriscos de ganado ovino; las de valle e intermedias, cubiertas de vegetación de ribera y mixta, bien pino, encina y arce, o matorral como sabina, cornicabra y enebro entre otros, resaltan esa diversidad.

 



El agua es una constante. En esta vertiente multitud de barranqueras surten de agua los ríos Albánchez, el Cuadros o Bedmar, también el Torres, que pronto irán a unir cauce con el del Betis romano. Además, la naturaleza kárstica del terreno hace que el agua haya modelado su espectacular relieve y que, también, llene los acuíferos subterráneos y los manantiales de la zona. Fuentes como la del Lavadero de Albánchez, ermita y área de Cuadros, Sistillos, Caño del Aguadero (el matorral la hace inaccesible) o del Espino nos aseguran una ruta agradable y fresca.




El colofón final a esta profusión es doble. Primero la cascada del Zurreón que nace en este barranco de la Hoya del Lino aunque, ahora, cae poca agua; en otra época del año trae más caudal e incluso con mucho frío es normal verla congelada. Después, bajo la cárcava del Almadén, veremos el colosal nacimiento de Fuente Mayor con el frescor que desprende su exuberante vegetación y el imponente sonido del agua que, tras duro pedaleo, nos dan un plus de energía y deleite en el último tramo del trayecto. 

CLIQUEAR LA FOTO DEL MANANTIAL PARA VISIONAR EL VÍDEO DEL ÁREA DE FUENMAYOR.




Iniciamos esta ruta en el hotel rural Puerto Mágina, un coqueto alojamiento ubicado en la zona del Chorrillo Alto (Torres) donde dejamos los coches y luego comeremos. Muy cerca está el área del complejo Patner Almoratín y el tentadero de reses bravas que dejamos para tomar un corto camino, paralelo a la JV-3221, que ya convertido en sendero nos saca a esa misma carretera. Por ella ascendemos el puerto de Albánchez (1.159 mts.) y nos abrimos al valle del igual nombre para ver una panorámica bellísima del mismo, dicha localidad y las primeras estribaciones septentrionales de Sierra Mágina.

 


 Apenas sin entrar en Albánchez de Mágina tendremos a la vista su castillo. Paramos en el mirador del valle y, al momento, rodamos por el carril de la fuente del Lavadero a vadear el arroyo Bernabé y enlazar con el vial asfaltado que termina en Bedmar más, a la derecha, encontramos el que por debajo de la formación geológica conocida como el Torcal nos acercará a la zona de Cuadros.




Esta área nos exige un generoso alto. Acá nos acercamos a ver la bella ermita, belleza que se plasma tanto en su interior como en el cuidado aspecto que tiene el patio. Sobre ella está el torreón de Cuadros, una de las innumerables fortificaciones que jalonan esta comarca que, al final del Medievo, al ser tierra de frontera entre musulmanes y el reino castellano vieron proliferar este tipo de construcciones defensivas en una y otra parte de la frágil divisoria.


 

Por una vereda empedrada, junto al famoso horreo, enlazamos en tramo de peana obligada con el camino principal al Puerto de la Herradura y al Caño del Aguadero. En principio encontramos el molino de Batán, luego el área recreativa de Cuadros y los dos manantiales de Sistillo mientras contemplamos, en pleno valle del río, el majestuoso adelfal que pasa por ser el mayor de España. Reagrupamos en el abrevadero de la casa forestal del Valle para continuar, sin más dilación, el ascenso hasta el collado del Valle (1.104 mts.) desde donde se divisa el barranco del Atanor y al fondo las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.



 
En este sector cambiamos el sentido del trayecto, que no la elevación, aunque hay algún baja-sube. El carril se denomina del puerto de la Herradura y está por debajo de las crestas del cerro Campanario con panorámicas bellísimas de Bedmar y su Serrezuela. Antes de llegar al cortijo y abrevadero del Caño del Aguadero donde nos fue imposible coger agua por el matorral que cerraba el acceso, hay algunas rampas de duro desniVel.




El siguiente tramo nos lleva al punto culmen en altura (1.811 mts.) y después a la fuente del Espino donde aguamos. De ella, el vial discurre entre la línea de cresta del cerro Cárceles, a la derecha, y del Mágina que guarda nuestra bajada desde su imponente y solitaria mole. Confluimos en la pista que viene de Mata-Bejid y la tomamos, a derecha y subiendo, hacia el puerto de la Mata (1.659 mts.) pudiendo contemplar, hacia el Sur, una panorámica lejana pero espectacular de Sierra Nevada. El descenso, bien sinuoso, se hace por la Hoya Lino.




Llegados al carril principal vamos a circularlo doblemente pues por él finalizaremos la ruta. Pero primero nos acercaremos a la chorrera del Zurreón para disfrutar de este pequeño salto de agua a pie de carril y, por último, en el área de Fuénmayor pasaremos un buen rato deleitándonos de este entorno tan bello. Desde él desandamos parte del camino y, por la margen derecha del curso alto del río Torres, viendo a lo lejos tanto la localidad como el hotel, entre campos de cerezos y pinar dejamos atrás la zona de acampada de Hondacabras para arribar de la ctra. JV-3221. Tras corto rodar por el asfalto llegamos a la fonda donde nos espera un merecido homenaje culinario acorde a tan fenomenal recorrido.


 


RESUMEN. Ruta singular por un entorno, el de Sierra Mágina septentrional, que pone a nuestro disfrute su enorme diversidad y algunos de los hitos del patrimonio monumental y paisajístico más característicos del Macizo: Torreones y castillos, ermita, formaciones geológicas o botánicas, fuentes, etc…, sin duda, nos proporcionan momentos de disfrute junto con las panorámicas que en muchos momentos vamos a tener. Sin dificultad en el aspecto técnico, en cambio el compromiso es alto en desgaste físico. Recomendable en primavera y otoño principalmente. Con mucho calor o frío la dureza se acrecienta.




28-05-2013.  JAÉN.

MOGÓN y sus TESOROS: rodeo del paraíso del embalse de AGUASCEBAS. SIERRA DE LAS VILLAS.

 

 


TRACK, MAPA Y DATOS PRINCIPALES DE LA RUTA EN WIKILOC.

 



 
 



 
Datos adicionales:


Kilómetros: 48,3.

Desnivel acumulado 1.376 metros.

Tiempo rodando 04h. 28m.

Velocidad media en movimiento 10,8 km/h.

76,3% de piso de tierra. Resto asfalto.


Hoy he decidido coger el coche y acercarme a un lugar que, por lo que me cuentan los conocedores de estas tierras jienenses, es algo espectacular:: el entorno del pantano del Aguascebas y las cascadas naturales cercanas al embalse. La ruta no tiene desperdicio pero, al mismo tiempo, difícil relato pues la belleza de estos lugares es indescriptible. Uno se lo lleva en el cuerpo, la retina y la memoria y, sólo espero que el archivo visual os pueda acercar, aunque sea simplemente un poco, a la experiencia que he disfrutado. Con ello me conformo.

Primero describamos la zona. El embalse, sobre el que girará la ruta, se encuentra en la Sierra de las Villas. Esta pertenece, junto con la del Segura y Cazorla al Parque Nacional,  hoy Natural, del mismo nombre que se localiza al extremo oriental de la provincia de Jaén y que es el de mayor extensión de España (209.920 hectáreas). En él nacen el río Segura y el Guadalquivir que reciben aportes de numerosos arroyos y ríos que nos dejan estampas de inigualable belleza. Es un escenario único para el senderismo, la btt., o simplemente recorrerlo en moto o coche con la intención de disfrutar de la naturaleza en su estado más puro ya que las especiales características ambientales de estas Sierras, su accidentada orografía, la complejidad geológica y la variada naturaleza del substrato y sus peculiares condiciones climáticas, permiten la presencia de una riqueza botánica excepcional que, unido a la diversidad de su fauna e importancia de algunas de sus especies, convierten a este espacio natural en una de las áreas de mayor interés ecológico del planeta y, un escenario único a nivel nacional para visitar. Además, tiene una red de alojamientos amplia y para todos los bolsillos. Hay que animarse.

 
 



El itinerario lo empiezo y acabo en Mogón. Es una pequeña pedanía de Villacarrillo, situada en la confluencia del Aguacebas Grande con el Guadalquivir, famosa por haberse encontrado en sus alrededores (año 1914), un tesorillo de época romana de incalculable valor compuesto de monedas republicanas del siglo I a.C. y diversas  joyas de plata, más antiguas, ocultadas con dichas piezas monetarias.

Y es que las tierras jienenses tienen un patrimonio arqueológico íbero-romano único. El esplendor de las ciudades íberas de la Oretania (Jaén) en época fenicia y púnica y, su continuidad en tiempos romanos asumiendo el modelo de urbe del nuevo conquistador tiene que ver, y mucho, con la explotación de  los importantísimos recursos mineros de Sierra Morena. También, con la abundancia de agua de este territorio con un Baetis (Guadalquivir) navegable, desde Andújar en esa época con naves de pequeño calado, y que lo cruzaba y vertebraba. Además, una trama de calzadas cubría su geografía uniendo esas ciudades entre ellas y las principales de Hispania. Recursos mineros al norte del Guadalquivir y tierras de cultivo al Sur, pues, fueron los detonantes del interés por estas tierras.

Pero, hoy lo que nos importa son los tesoros naturales de Mogón; a ellos me dirigiré. En la planificación de la ruta ha sido fundamental el consejo de Pedro Montoro, gran conocedor de la zona y, también el itinerario y descripción del señor Alexandermagina en Wikiloc. Gracias a ambos. Con toda esa información he intentado un recorrido adecuado a la btt., con el asfalto justo y que evite cruces; del itinerario no estoy completamente satisfecho pues el tramo de senda del cortijo de Vilchetes al embalse es para hacerlo, en su mayor parte, a pie y, el tiempo acá perdido, ha lastrado mi subida al Navazalto que presumo de mayor belleza betetera y paisajística. Tenedlo en cuenta.

Salgo de Mogón por la C-323 hacia Santo Tomé para inmediatamente dejarla en los cortijos del Torreón. El camino es todo en subida con el descansillo del paso por el puente del arroyo de los Horcajos; continúan los fuertes repechos por un piso muy deteriorado. Por fin llegamos a un cruce en T en la zona de la Cruz de la Muerta y vemos una panorámica que se pierde en el mar de olivos, por los que discurro precisamente, de las laderas del Guadalquivir con Villacarrillo e Iznatoraf sobresaliendo en la lejanía.

Hacia el cortijo de Terrones me dirijo en bajada para volver a ascender el barranco del arroyo de la Cierva. Continúo entre olivares y pasando varios cortijos (Tobazo, Medina y la Calentica) hasta desembocar a la carretera asfaltada que viene de Chilluévar y que me llevará a la de Mogón al embalse. Por acá podemos ver Cazorla pueblo debajo de la Sierra del Pozo. Ha cambiado el paisaje y nos encontramos en pleno Parque con vistas espectaculares donde miremos y un color, sonidos y olores que nos deleitan en todo el itinerario.

  
A izquierda, inicio un tramo hacia el cortijo de Vilchetes. Desde él comienza un sendero para andarines que a tramos parece que se pierde y que desaconsejo. Nos lleva cerca del pantano y prestos a tomar el camino del Tranco del Acebo por una pista que comienza en el cortijo de la Canaleja, rodea el pantano y nos pone a los pies de la cascada de Chorrogil: es la primera maravilla natural de la jornada.

Retomo el camino y tras el cruce del arroyo del Aguascebas de la Fuente del Tejo deberé estar atento a tomar, en un cruce, el camino hacia la derecha que se dirige a la Nava del Rico. Hay tramos en muy mal estado por el agua. Una vez en el asfalto deberemos descender hacia el pantano; en el trayecto dejaremos la casa del collado del Lobo, el cruce hacia el Navazalto y el área de la Fresnedilla. En el embalse disfrutamos de su hermosura y de su entorno privilegiado.

 


 

Nada más abandonar la presa comienza el tramo del sendero de la Osera. Va a discurrir por las abruptas márgenes del Aguascebas Chico y, en primer lugar nos ofrece la imagen del embalse y el salto de agua de su aliviadero, una cascada espectacular que hace una poza enorme de color verde esmeralda. Tras un tramo ciclable, empieza lo duro al tener que bracear por un sendero zigzagueante muy peligroso que nos deja en el cruce general de sendas. Pero todo se perdona pues, tras tomar el sendero de la derecha, empezamos a ver la impresionante cascada de la Osera, imagen que vamos a contemplar ya en buena parte del descenso y que, incluso, permite acercarse entre saltos y pozas más pequeñas al pie de la cascada y extasiarnos con un espectáculo visual y acústico indescriptible

 
       


Atención al tramo de peligro tras cruzar el puente a la otra margen. Retomamos el pedaleo definitivamente al mejorar la senda y convertirse, poco después, en camino que discurre por el interior del valle de este río. En su confluencia con el Aguascebas Grande nos topamos con el camino principal a Mogón que hacemos en rápida bajada poniendo fin a un itinerario ciclista que ofrece uno de los lugares más bellos, de típico paisaje mediterráneo, que se pueden disfrutar en nuestra piel de toro.